imagen La natación con aletas sin federación ni piscinas

Venezuela obtuvo 4 medallas en deportes subacuáticos con su participación en los III Juegos Bolivarianos de Playa

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Atletas del club Aletas de Miranda. Fotografía por Vanessa Gil

Los instructores y competidores de natación con aletas coinciden en que no es suficiente el apoyo que el Ministerio de la Juventud y Deporte les otorga. El aporte de los recursos para que la selección asista a las competencias internacionales no es lo único que el deporte necesita para su crecimiento.

Los entrenadores exponen que las condiciones del país no son aptas para el pleno desarrollo de las actividades. Explican que el estado de las piscinas por falta de químicos para su limpieza es preocupante y que algunos clubes se han alejado del deporte por no disponer de espacios para entrenar. De igual forma, agregan que la inexistencia de una Federación de Actividades Subacuáticas que cumpla su función a nivel nacional ocasiona grandes dificultades.

Los deportistas destacan que el acceso a los equipos necesarios para practicar el deporte es difícil. El costo de la indumentaria es alto y añaden que lograr un envío de Europa o Estados Unidos a Venezuela es una tarea que requiere de dinero y tiempo.

A pesar de las dificultades a las que los representantes de la actividad hacen mención, los atletas de natación con aletas han logrado representar al país en una edición de los Juegos Bolivarianos y en dos de los Juegos Bolivarianos de Playa. Aunque no resultan actividades mundialmente reconocidas como el fútbol o el beisbol, los deportistas iniciaron su desfile por los podios internacionales en 2013.

Un deporte con historia

Al resultar un deporte desconocido, su historia también lo es. El origen de la natación con aletas empieza con las actividades subacuáticas. Éstas tienen su inicio en el momento en que el primer hombre se sumerge en el agua sosteniendo la respiración para conseguir alimento. Así se inicia la pesca submarina, narra Miguel Cedeño, licenciado en gestión tecnológica del deporte y entrenador de natación con aletas. “Luego, por la necesidad de desplazarse debajo del agua con fines militares, se empiezan a desarrollar las bialetas y monoaletas”, añade el instructor.

Como deporte y con su respectiva regulación, hacia los años sesenta, se agrupan algunos representantes de los deportes subacuáticos. Así se origina la Confederación Mundial de Actividades Subacuáticas (CMAS) presidida por Jacques-Yves Costeau, explica Cedeño. Fundada en el año 1959, como se puede observar en su página oficial, la CMAS actualmente regula la natación con aletas, la pesca submarina, la apnea y otras siete disciplinas subacuáticas que se han ido añadiendo en el transcurso de los años.

¿Natación con aletas?

La Natación con Aletas, específicamente, tiene su origen en la Unión Soviética. Es una modalidad de las Actividades Subacuáticas que consiste en el nado, por la superficie o debajo del agua, mediante la utilización de una monoaleta o bialetas, señala Kharina López, entrenadora por más de diez años de natación con aletas y actual entrenadora del club Aletas de Miranda.

Las aletas consisten en dos partes: la bota, que es el lugar donde calzan los pies, y la pala, que es lo que permite el impulso al realizar el movimiento de patada en el agua. La primera aleta fue creada por el Capitán Louis de Corlieu en 1933.

En el caso de las bialetas, hay una para cada pie. Mientras que en la monoaleta, ambos pies se encuentran unidos en una sola bota. “La monoaleta es parecida a la aleta de un delfín, y el movimiento que realizan los atletas también es conocido como ‘patada de delfín’. No se utilizan los brazos para impulsarse, solo las piernas”, describe López. En cambio, para el nado con bialetas el estilo es diferente, el movimiento de brazos y piernas es igual que el croll en la natación clásica, añade la entrenadora.

Las aletas no son los únicos condicionantes que existen dentro de la disciplina y que establecen las modalidades. Jose Eduardo López, atleta de Natación con Aletas desde hace siete años, explica que a pesar de que no existen los cuatro estilos de la natación clásica, el deporte tiene muchas opciones. “Es un deporte muy completo. Tienes superficie y apnea. Puedes ser fondista y nadar grandes distancias o velocista que son distancias cortas. Y además puedes practicarlo en piscina o en aguas abiertas”, comenta el nadador.

Así, a lo largo de los años, se han realizado diversas competiciones para medir el nivel de los deportistas alrededor del mundo en cada categoría y estilo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El origen cobra importancia

Como en todas las disciplinas, las competencias posicionan a los países gracias a los atletas que los representan. En el caso de la natación con aletas, como explica el entrenador Miguel Cedeño, las competiciones más importantes son el mundial, los continentales y los World Games.

Las potencias en la Natación con Aletas se encuentran en el continente europeo, indica el entrenador, empezando con Rusia y Ucrania, países donde se originó el deporte. Además se encuentran Francia, Italia, Grecia y Hungría. Pero la expansión del deporte empieza a hacerse notar en la aparición de otros representantes dentro del medallero mundial, continúa el entrenador. “En Asia, Korea del Sur, y en América, Colombia. Ambos países han quedado entre los cinco mejores puestos durante los últimos años”, añade.

Como resalta Cedeño, la masificación del deporte y la capacitación de los entrenadores es un aspecto fundamental para que se logren estos resultados en las competencias internacionales. “Por ejemplo, Colombia trajo instructores rusos para capacitar a sus profesionales en la actividad”, puntualiza el educador.

Antonio Gonzalez, instructor de Natación con aletas desde hace 15 años y perteneciente al club de Aletas de Miranda, se encarga de la formación de los atletas en el deporte. Su papel dentro del club es la iniciación de los más jóvenes hasta que comienza la edad competitiva, aproximadamente a los 10 u 11 años de edad, explica el entrenador.

“Para lograr el nivel de los mejores del mundo es necesaria la creación de escuelas de iniciación deportiva”, explica González. Aunque siempre funciona trabajar con atletas previamente formados es necesaria una generación de relevo, insiste el entrenador.

Además, el instructor resalta que es necesario el apoyo, no solo en competencias de alto nivel. “Los Juegos Olímpicos son una responsabilidad que tiene el Estado con los atletas. Pero al camino para llegar a los Juegos Olímpicos, nadie le presta atención”, denuncia González.

Un deporte sin Federación

“Toda organización deportiva tiene una estructura. Las federaciones rigen la actividad a nivel nacional y las asociaciones a nivel estadal, mientras que los clubes hacen vida dentro de las asociaciones”, aclara Kharina López.

Todos los clubes y asociaciones necesitan una providencia administrativa, continúa la entrenadora. “Para esto es necesario una cantidad de clubes por asociación. Y además necesitas una cantidad de asociaciones legales para poder hacer el llamado a elecciones de la federación” puntualiza López.

Como deporte, la natación con aletas mantuvo una deuda en cuanto al número mínimo de clubes por asociación. Por lo tanto, el llamado a elecciones para la Federación no se había logrado hacer desde hace dos años, confiesa la instructora. Hace un año, las cosas cambiaron. “Recientemente hay documentos dentro del ministerio esperando por providencia administrativa. Actualmente no depende de la comunidad sino de la respuesta del Ministerio”, denuncia la entrenadora de alto rendimiento.

“Es difícil trabajar sin una federación porque ellos nos representan como deporte ante el gobierno”, explica Antonio González. “Ahora por el resultado que hemos obtenido en los Juegos Bolivarianos. Pero sin una federación, no tienes quién te represente ante el Ministerio como un deporte de alto rendimiento. Y quien otorga los recursos para asistir a las competencias es el Ministerio, muchas veces nos han cerrado las puertas por esto”, añade Kharina López.

A pesar de que actualmente se está llevando a cabo el proceso para conformar de nuevo la Federación de natación con aletas, los instructores concuerdan en que este proceso se ha visto afectado por la situación en la que se encuentran las piscinas a nivel nacional.

Antonio González denuncia el deplorable estado en el que se encuentran las piscinas alrededor de todo el territorio nacional, pero a su vez rescata el trabajo realizado por la alcaldía de Los Salias, en San Antonio de Los Altos. “Han mantenido la piscina en funcionamiento a pesar de que a veces han existido dificultades para conseguir los productos y realizar el mantenimiento. Pero sobre todo nos han apoyado con la actividad y nos han permitido el espacio”, expone el entrenador.

Miguel Cedeño destaca que clubes que existían hace siete u ocho años han dejado de funcionar. “Mi caso es un ejemplo claro de la situación. Yo tengo dieciocho años en la actividad, y empecé como entrenador oficialmente en el año 2006. Siempre fue difícil conseguir los equipos por el costo, el control cambiario y que solo se consiguen en el exterior. Pero desde hace unos cuatro años para acá, la situación de las piscinas ha afectado aún más el desempeño de entrenadores y atletas. Yo, que daba clases en la Universidad Central de Venezuela, tuve que dejarlo porque no tenemos piscina desde hace cuatro años”, cuenta el instructor.

La Odisea de conseguir el equipo

A todas las dificultades mencionadas anteriormente se debe lo complejo de acceder al equipo necesario para practicar la natación con aletas.

No solo es el traje de baño y el gorro que de por sí ya son costosos, cuenta Victoria Gil, atleta de alto rendimiento de Natación con Aletas. “Parte del equipo consiste en un snorkel frontal y un visor especial. Además de las bialetas y la monoaleta”, señala la deportista. “Para poder comprar mi monoaleta, tuvimos que esperar que un familiar viajara a Europa. Esperé un año para que llegara y poder entrenar con ella. Es casi imposible conseguir un envío directo de cualquier país a Venezuela”, declara la atleta.

“Las bialetas cuestan 80 dólares sin envío y la monoaleta más sencilla tiene un costo de 600 dólares”, puntualiza la instructora López.

Los padres hacen un gran esfuerzo para que sus hijos continúen –o se inicien– en el deporte. El control cambiario y el difícil acceso a moneda extranjera se convierten en un obstáculo para obtener los equipos necesarios. Los atletas resaltan que sus padres hacen un esfuerzo enorme para que practiquen el deporte. “Los equipos no se consiguen aquí en el país y para comprarlos se necesitan euros o dólares. Conseguir el dinero es muy difícil”, afirma Gabriel Lomeña, atleta de alto rendimiento y ganador del primer lugar en los Juegos Bolivarianos de Playa 2014.

Los equipos no se consiguen en en América del Sur, no existen fábricas ni distribuidoras, aclara Cedeño. Al ser un deporte poco masivo y de origen europeo, las manufactureras y tiendas de distribución se concentran en países de ese continente, apunta Antonio González. “Los envíos directos no llegan a Venezuela, lo que aumenta significativamente el costo de una indumentaria que además hay que pagar en una moneda extranjera que no es de fácil adquisición por la política de control cambiario”, sostiene el instructor.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Atletas de alto rendimiento, Club Aletas de Miranda

Los entrenadores explican que el gobierno ha prestado su apoyo, principalmente económico, para ciertos campeonatos. Incluso en los últimos Juegos Bolivarianos de Playa los atletas se vieron beneficiados con una dotación específica. En esta entrega, cada atleta de la selección recibió una monoaleta y un traje de neopreno para bajas temperaturas. Pero todos los involucrados en la actividad, incluyendo padres, atletas e instructores; consideran que es necesario un apoyo constante que colabore con el desarrollo de la actividad.

Los resultados en las actividades subacuáticas desde que éstas participan en los Juegos Bolivarianos han sido favorables. Gabriel Lomeña consiguió el segundo lugar en los XVII Juegos Bolivarianos Trujillo 2013. En los II Juegos Bolivarianos de Playa, en Perú, logró el primer lugar. Y en la última edición, fue Martina García quien se posicionó de tercera en el podio.

El problema respecto a estos resultados es que cada vez se dificulta más lograr mejorar estas marcas. Cedeño concluye que el deporte va en decrecimiento. “La natación con aletas no ha crecido más. Los atletas que participan son los que ya estaban y, principalmente, no hay instalaciones”, afirma.

Como estudiante de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela intenté contactar al Ministerio de Juventud y Deporte, pero el planificador de la actividad subacuática explicó que no puede ofrecer declaraciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s