Sobre las bullas del oro en Tumeremo

Desde el pasado mes de marzo Tumeremo es sinónimo de oro, de las riquezas que se obtienen por él, de la lucha de factores que se disputan el control de las minas en el sur de la Guayana venezolana. Y de lucha en el sentido más laxo de la palabra, los mineros se matan por el mineral dorado.

Por: Eglys Marquina

Las minas del sur del Estado Bolívar, Venezuela. Foto: Dmitry Moiseenko, AirPano.ru

Entender la minería de Guayana no es cosa sencilla. Primero, porque se tiene en la mente la figura de las minas subterráneas, esas en las que los siete enanos de Blancanieves sacan diamantes y otras piedras preciosas. Segundo, porque la actividad minera del sur de Bolívar, en la Guayana venezolana, no se limita a sacar el oro del suelo y ya.

Como lo pinta el filósofo Roland Denis, es un mundo que condensa pobreza, inmoralidad, hombres nómadas marginales, hombres que buscan cómo sobrevivir a través de lo que el oro pueda ofrecerles. El individualismo prima en la minería, y el minero de la actualidad busca enriquecerse en todas las ramas del mercadeo y producción.

1

Jhoan estudia ingeniería petroquímica. No, esta a punto de iniciar las pasantías, el último requisito para obtener el título de Ingeniero Petroquímico. Nació y vivió en Tumeremo, pueblo minero del estado Bolívar. Sus padres son comerciantes. A finales de agosto, Jhoan, de 22 años, se volvió minero.

-Había esta bulla en El Cacho, y bueno, mientras empiezo las pasantías necesito plata. Mis panas me decían que había oro que jode allá y bueno, yo me fui. De paso que es ahí mismito pues.

El Cacho es un sector en las afueras de Tumeremo, y desde el pasado mes de agosto se descubrió un yacimiento de oro en beta, oro adherido a la roca. Una bulla, la denominación coloquial de los yacimientos de oro. Muchos llegaron a la zona, “pa’ ve”, como dice Jhoan. Muchos le sacaron provecho.

Alguien que tiene un molino, llega al sitio, instala su máquina, y cobra un porcentaje del material que los mineros muelen para sacar el oro, ese es el negocio. Alguien que tiene mercurio que es necesario para separar el oro de la piedra pulverizada llega y lo ofrece, otro negocio más. Alguien que vende o alquila martillos para romper la roca, alguien que ofrece transporte a la mina, alguien que recoge la arena que sobra para procesarla de nuevo y sacarle más oro. Sírvase, buen provecho.

Así se ven las minas del sur de Guayana. Foto: Dmitry Moiseenko, AirPano.ru.

-Pero claro, sí hay oro, hay malandros también. Y militares.- comenta irónico Jhoan.

En el transcurso de este año tan tumultuoso en lo que al ámbito minero respecta, Américo De Grazia ha acuñado la frase “el oro venezolano se va por los caminos verde oliva”. Se refiere a los uniformados verde oliva, a los militares. De Grazia es diputado de la Asamblea Nacional por el estado Bolívar, y ha tomado la vocería en lo que a los asuntos mineros se refiere.

De Grazia no tiene duda alguna que el cabecilla de todo esto, por lo menos en Guayana, es el mismo gobernador del estado Bolívar, Francisco Rangel Gómez, militar de formación.

“De acuerdo al informe sobre cómo funcionan las mafias en Guayana, que fue entregado el 4 de enero de este año por el Comisario del SEBIN, José Gregorio Lezama, el que arma e introduce las bandas criminales organizadas es el General Julio César Fuentes Manzulli. Esto para poder convertir a los pranes, a los delincuentes, a las bandas criminales, en agentes de retención. Tu eres minera, yo soy pran, yo te cobro, tú me pagas, y mando pa’ allá. El que garantiza el juego es el pran.”

“Este informe fue ordenado por Gustavo González López, del SEBIN, cuando aún no era ministro. Lo alarmante de este informe es que no fue hecho para desarticular las mafias, sino para saber con quién me voy a entender para que me den mi parte.”, declaró el diputado en una entrevista concedida en octubre, dentro de las inmediaciones del Palacio Legislativo en la capital venezolana.

2

Una nueva -pero vieja- problemática viene tomando protagonismo durante el último año. Las bandas armadas dentro de las minas. Las minas controladas por pranes. La matanza de mineros dentro de las minas; así lo afirma la máxima autoridad del municipio Sifontes, Carlos Chancellor.

Los habitantes de Tumeremo insisten en que esto no es nada nuevo, pero, evidentemente, si no aparece en los periódicos, no pasó, muy a pesar de trabajos como el de la periodista Lisseth Boon en el que devela los esquemas de pranato que han migrado a las minas de sur de Bolívar, para el portal RunRun.es, en marzo de 2016.

Los resultados de esas situaciones de violencias en las minas vieron luz el pasado mes de marzo. El diputado Américo De Grazia se encargó de hacer pública la masacre de los mineros en Tumeremo. Desde entonces tomó el papel de vocero sobre los asuntos mineros. Desde ese entonces las denuncias de ese tipo no han cesado de llegarle.

“La madrugada del 5 de marzo de 2016, alrededor de las cinco de la mañana, recibo una llamada de un amigo de Tumeremo, director de una radio de allá, y el saludo que me da es: Américo, me mataron a mi hijo. Ante el clima de inseguridad y criminalidad en el que se encuentra el país, pensé en un atraco, una fiesta o qué sé yo. Luego él me empieza a contar la historia, y cambia completamente la cuestión”, contó afectado por el recuerdo.

La Policía Nacional, SEBIN, CICPC, Ejército, Fuerzas Armadas, todas las autoridades negaron las muertes.“Montalos en el camión y picalos”, fue la orden de El Topo, el pran responsable de los asesinaros, de acuerdo a un testigo. El rumor, que corrió por todo el pueblo, fue que tanto CICPC como SEBIN estuvieron involucrados en la matanza y el traslado de los cuerpos desde la mina Atenas, hasta la mina Hoja de Lata, donde se encontraron los cuerpos casi dos semanas después. Desde ambas instancias se negaba rotundamente este hecho.

a)

Tumeremo se encuentra en el corazón de la Troncal 10, carretera que conecta al estado Bolívar y Venezuela con Brasil y Guyana, y en forma de protesta por el mutismo de las instancias gubernamentales, los familiares de los desaparecidos trancaron la vía por varios días.

Militares toman la Troncal 10. Foto: twitter.

El caos fue instantáneo, el abastecimiento de todos los rubros a los pueblos del sur se detuvo. En última instancia, la medida de presión tomada por los afectados por la “Masacre de Tumeremo”, como ahora se le conoce, cumplió con su objetivo: que se tomasen cartas en el asunto.

b)

El martes 8 de marzo se trató el tema en la Asamblea Nacional, después de eso se designó un fiscal para el caso, y ahí la cuestión se empezó a enseriar. El Presidente de la República se pronunció sobre el asunto, pidiendo esperar los resultados de la investigación que ya se estaba desarrollando.

Sin embargo, desde la instancia gubernamental se empezaba a tratar de disuadir al pueblo de que las muertes habían sido fortuitas, es decir, casos aislados los uno de los otros. Se hizo más fuerte el reclamo de los familiares y continuó el bloqueo en la vía. Para la madrugada del 10 de marzo, de acuerdo a medios locales y nacionales, mediante un operativo nocturno los militares abrieron el paso y tomaron la carretera en custodia.

c)

El clima en el pueblo fue tenso mientras la investigación transcurrió, los comercios permanecieron cerrados. De acuerdo con el presidente de la Cámara de Comercios, para el momento de la matanza de los mineros y el cierre de las minas, las ventas en general bajaron un 60%, porque la gente prefería quedarse en su casa.

Un habitante del pueblo, otro que se une a la larga lista de personas que deciden hablar del tema pero prefieren mantenerse en el anonimato, cuenta cómo fueron esos días, en donde la espera sólo dió pie a la desesperanza, y el hallazgo de los cuerpos dictó el punto final al vilo, y el inicio del luto de Tumeremo.

“Fue que si a los… ¿10? ¿11 días que los encontraron? Estaban en Hoja de Lata, en uno de esos tantos barrancos. 18 cuerpos encontraron. Fue un día tristísimo en el pueblo, hacía demasiado calor, se fue la luz varias veces, ya no pudieron velar a nadie, y fue una locura total en el cementerio. Las tumbas se construyeron con la colaboración de la misma gente del pueblo. Chancellor pidió cemento, cabillas y bloques por un programa de radio y la gente llevó, a pesar de que todo eso se consigue carísimo. Qué arrecho, ¿no?… Fue mucha gente a los entierros. Muchísima. A pesar de que todos estábamos claros que los muertos no eran unas joyitas, todos somos hijos del mismo pueblo de mierda, y el que se muere, se llora. Las madres, las esposas, los familiares y amigos, esos son los que quedan mal parados porque para ellos no hay nada que los haga llevar mejor la pena”, relató.

Dos meses duró la investigación, y de acuerdo al portal Efecto Cocuyo -quienes se dedicaron a hacerle seguimiento al caso- el viernes 6 de mayo dan con  el autor de los asesinatos. Jamilton Andrés Ulloa Suárez, alias El Topo, fue asesinado por efectivos del SEBIN en el operativo de captura.

3

Con la creación del Arco Minero del Orinoco –un proyecto mega-minero que busca explotar unos casi 112 kilómetros cuadrados de tierra, más o menos el 12% del territorio venezolano- el gobierno venezolano desplegó brigadas de operaciones especiales para erradicar las bandas armadas y darle paso a la instauración del arco.

Arco minero¿El resultado de estas operaciones? Desde la masacre de los mineros en marzo, las denuncias de abusos por parte de las fuerzas armadas en las minas aumentó. Erick Leyva, presidente de la Cámara de Comercio de Tumeremo, recibió cantidades de quejas y denuncias de parte de los mineros: desde maltrato físico y psicológico, hostigamiento y represión, hasta destrucción de las herramientas de trabajo de los mineros.

Desde entonces, la gente se ha vuelto muy renuente a hablar del tema minero, o, mejor dicho, hablan del tema, pero piden que no se revele su identidad. El típico “yo te cuento, pero no digas que yo te lo dije”. Es el caso de Juan, joven alumno de piloto en Ciudad Bolívar, que también optó por la minería para “conseguir alguito de plata”, y que además, presenció uno de los tantos desalojos en las minas:

-Un día llegó allá la gente de la guardia y nos dijeron que desmontaramos todo, molino, campamento, toda vaina. Que desalojaramos, pues.

-Con qué motivo?

-Nada, que ellos están cumpliendo órdenes y la orden es que desalojaramos toda esa vaina.

-Y se lo aplicaron nada mas a ustedes?

-No vale, si llegaron diciendo que ya en Hoja de Lata había explotado todo, que si nos poníamos brutos nos tocaba lo mismito.

-Y qué hicieron?

-Qué íbamos a hacer, bajamos toda esa vaina. Tú no sabes lo que cuesta un molino? Una pelota de rial. Y el azogue, la gasolina, las planchas, las plantas, el poco de herramientas que usamos, toda esa vaina cuesta.

Resultado de imagen para minas de oro bolivar
Oro sin fundir. Foto: runrun.es

La manera violenta de proceder es lo que genera las tragedias, así lo afirma el diputado De Grazia. Además detalla que la novedad de este caso es el Arco Minero, que estos operativos son la manera de “limpiar”, porque cada vez que se cambia de política minera, se mueve el tablero.

“Hasta la actualidad se han denunciado alrededor de 33 masacres”, advierte el político. Para los habitantes de los pueblos mineros ya se ha hecho una situación normal, para el resto del país es un tema, más que confuso, desconocido. Mientras, muchos se enriquecen a costas de ese desconocimiento. Mientras, muchos mineros siguen siendo asesinados y desaparecidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s