Quintillo Ensamble: unos margariteños con pasión venezolana

Suácata es su primera producción discográfica y pronto van a sacar a la venta su segundo disco. Fueron declarados Patrimonio Cultural Viviente del Municipio Marcano. Las fusiones que realizan, así como la utilización de instrumentos musicales electrónicos, han permitido darle un nuevo sonido a la música venezolana.

Por Thairi Goncalves

El local La Patana Cultural -ubicado en Altamira- fue el escenario en el que se presentaron, la noche del día sábado 22 de octubre, este grupo de margariteños navegados que actualmente residen en Caracas. La programación del local anunciaba que, ese día, la agrupación Quintillo Ensamble sería la estrella de la noche y que la cita era a las 8:00 pm.

Eran a penas las 4:00 pm y el local aún no había abierto, Daniela y Héctor se encontraban afuera con sus instrumentos esperando a los demás integrantes y que los empleados del local les abrieran la puerta para realizar la prueba de sonido.

Pasadas las 5:00 pm les abren la puerta a los músicos y estos se sientan en una mesa larga de madera ubicada al frente de la tarima y en una esquina del bar.

Pasados varios minutos la conversación era amena entre Héctor, Daniela y Eva –la hermana de Daniela-. Hablaban sobre lo que pasaría en la tarima esa noche. “Hoy no te voy a ver” le dice Héctor –entre bromas- a Daniela, quién se encontraba nerviosa porque era apenas su segunda presentación con la agrupación. Mientras esperaban a que llegaran los demás integrantes, Héctor le daba consejos a la nueva clarinetista y le dice: “no te preocupes que todo fluye en tarima”.

Josfran y Bryan llegaron al poco tiempo, saludaron a los presentes y se sentaron a reposar por el agite de la calle. Entre bromas, hablaban de música y contaban algunas anécdotas. No pasaron ni 5 minutos cuando llegó al local Samuel con su papá, traían un cargamento encima que era, nada más y nada menos que, la batería. Sin perder tiempo, saludó a sus compañeros rápidamente, subió a la tarima y comenzó a armar su batería.

Ya solo faltaba que llegara José. No había transcurrido mucho cuando él cruza la puerta. Al estar todos presentes se dispusieron a realizar la prueba de sonido. Eran las 6:30 pm cuando aperturan el local, entre tanto la agrupación ajusta el sonido, los clientes comían, bebían y hablaban entre sí.

img-20161015-02286

Sin embargo, la historia de estos jóvenes músicos no comienza aquí, cuatro de sus integrantes son orientales nacidos en la Isla de Margarita. Se conocen en la Escuela de Música Luis Manuel Gutiérrez, y refieren que son del pueblo de Juan Griego. Cuentan los muchachos que su nombre se debe a un mal llamado “tigre”. A Bryan lo llaman un día para ofrecerle tocar en un lugar el 8 de febrero de 2008 –el día del cumpleaños de Josfran-, él acepta el “tigre” y decide decirle a Héctor, junto al grupo “Tresillo Oriental” –aquí tocaban Josfran, José y un compañero de ellos-, para ir a tocar. Finalmente, cuando hacen su presentación no tenían un nombre porque no lo habían pensado; “si tresillo es de tres, entonces quintillo es de 5” pensaron los muchachos y el nombre con el que se presentaron fue ¡Nosotros somos Quintillo!

Luego de esto siguieron tocando, ensayando, versionando canciones y componiendo juntos. En sus primeros años el formato con el que tocaban era diferente al de ahora, los instrumentos que ejecutaban eran el cuatro, la mandolina, el clarinete, la flauta y el bajo. Paulatinamente cambiaron el formato. Fueron otros los instrumentos, así como también agregaron algunos nuevos para lograr nuevos efectos musicales. Incorporan un nuevo integrante a la agrupación –el baterista-; es decir, ya no son cinco, sino seis integrantes y así el nombre “Quintillo” pasa a ser simbólico, recordando la historia de lo ocurrido con aquel “tigre”.

Actualmente, la agrupación Quintillo Ensamble está conformada por Héctor Hernández –saxofonista, compositor y arreglista-, Bryan Carrera –flautista, compositor y arreglista-, José Lunar –cuatrista y compositor-, Josfran León –bajista-, Samuel Fuentes –baterista- y, la nueva integrante, Daniela Villaroel –clarinetista-.

instrumentos

***

Todos los músicos estan presentes en el local, se disponen a probar y a ecualizar el sonido de cada instrumento. José y Samuel son los primeros que suben a la tarima. Mientras ellos tocan, uno de los trabajadores del local controla la consola e intenta ecualizar el sonido.

Esa noche José Lunar, quién además toca en la Rock and Mau y en el Ensamble Vaäre, suena el “cam-bur-pin-tón”, el cual se escucha con un efecto proveniente de su pedalera, lo que toca lo llaman “cuatro efectista”. José comenta que a él le impusieron tocar el cuatro en la agrupación porque en principio él era el mandolinista. De igual forma, él es el primer venezolano en experimentar y usar la pedalera con su cuatro eléctrico. “Me surgió la curiosidad de cómo sonaría un cuatro con una pedalera, primero compre un pedal multi efecto y me di cuenta de que el instrumento tenía mucho “Groove”, lograba mantener una base armónica. Puedo sonar como: un cuatro, una mandolina, un bajo; como me lo proponga con los pedales que tengo”.

Continúan tocando y logran ecualizar el cuatro, siendo el turno ahora de la batería. Samuel Fuentes es el integrante más joven de la agrupación, cuenta con apenas 20 años de edad, no obstante eso no es limitación para él porque cuenta con una gran madurez musical y es muy virtuoso con el instrumento que ejecuta. Samuel ha sido baterista de la Simón Bolívar Big Band Jazz, del Ensamble Vaäre, y actualmente toca con el grupo Alta Tensión Jazz.

Por otro lado se encuentra Daniela, ella saca su instrumento para calentar antes de subir al escenario, se encuentra un poco nerviosa; sin embargo, las notas que salen de su clarinete suenan con mucha seguridad. Bryan y Josfran ya están en tarima, conectan sus instrumentos, pedaleras y el controlador midi. Héctor sube sus saxofones a la tarima y también su controlador midi. Posteriormente baja y ayuda al muchacho que se encuentra en la consola, ya que ese no sabe muy bien cómo debe ecualizar y balancear los sonidos.

Después de varios intentos y, ya con todos los integrantes sobre la tarima, esfuerzo logran ecualizar el sonido. La prueba de sonido es todo un reto tanto para los músicos y como para el muchacho en la consola. Lo reducido del lugar así como la calidad de las cornetas dificultan realizar un buen balance con los sonidos. Seguido de ese momento de ansiedad, los músicos bajan del escenario y saludan a familiares y amigos que han venido para verlos tocar. A las 8:00 pm empieza el concierto, es decir, aún faltan 20 minutos para empezar.

img-20161015-02283

***

Antes que nada, ¿cómo es que estos margariteños han adquirido en tan poco tiempo fama y reconocimientos importantes? La respuesta es sencilla, se vinieron a Caracas cargados de sueños, conocimientos, disposición, sed de aprendizaje y dispuestos a triunfar. La fórmula que aplicaron funcionó, han logrado lo que muchos no han podido. El éxito llega a ellos por su esfuerzo y dedicación.

Asimismo, no es casualidad que la Alcaldía de  Municipio Marcano, en el Estado Nueva Esparta, les diera una condecoración por ser talentos de la Isla de Margarita y hacer carrera en Caracas. Los integrantes margariteños de Quintillo Ensamble ahora son “Patrimonio Cultural Viviente del Municipio Marcano en el Estado Nueva Esparta”. Y también, tienen un “Quintillo documental” que realizaron varios estudiantes de Comunicación Social de la Universidad Católica Andrés Bello.

  • Pataneros y pataneras, a continuación la presentación de la agrupación anunciada. Por favor prestar la mayor atención a los artistas. La Patana, fomentando la cultura nacional. Los dejamos con los artistas de la noche.

Fue así cómo presentan a Quintillo Ensamble esta noche, los presentes aplauden y enseguida ellos comienzan a tocar. El local se encuentra repleto de personas, varios de los asistentes se paran en frente de la tarima a observar el talento de los jóvenes músicos. La fluidez con la que tocan es algo asombroso. La mezcla entre los colores de los instrumentos, las melodías de los vientos, la base armónica y la batería crean un sinfín de sensaciones indescriptibles.

Definir a Quintillo Ensamble dentro de un género musical es una tarea casi imposible, porque ellos se han encargado de fusionar formas, armonías y ritmos del folclor venezolano; esto los ha llevado a crear “La nueva música venezolana” –así se definen-. Asimismo, actualmente utilizan pedaleras, controladores midis, grabación de sonidos reales, entre otros recursos para crear su música. Algunas personas catalogan a la agrupación dentro del género de “World music”, pero para ellos lo que hacen es la esencia de “Quintillo”.

El primer set del concierto transcurre. Ellos tocan temas de su primera producción discográfica llamada “Suácata” y algunos temas de su segundo disco que está por salir  a la venta en formato de DVD.

Suácata, es un disco que grabaron y publicaron gracias a la ayuda de Gerardo Perozo, la Fundación Seguros Caracas y Guataca Producciones. En el año 2014 la agrupación se presenta en el festival de música “Caracas en Contratiempo” y fue allí donde esta fundación les ofrece grabar su primer CD. El disco lo grabaron en un momento difícil para el país, no obstante, lo hicieron en 4 sesiones de grabación. De igual forma, su segundo disco lo grabaron en una semana y con la ayuda de Fundación Seguros Caracas; sin embargo, están esperando un tiempo para publicar el disco que trae un nuevo sonido musical.

Una anécdota de los muchachos es que, desde que estos margariteños llegaron a Caracas, le escribieron al maestro Aquiles Báez para que los escuchara, le insistieron varias veces hasta que él accedió y los escuchó. Bryan –emocionado- comenta que la respuesta del maestro después de escucharlos fue: “me encanta lo que hacen, es una de las propuestas más originales que he escuchado en los últimos 30 años en el país”.

Que un músico tan famoso y experimentado como Aquiles Báez diga eso significa que lo que hacen los muchachos es algo innovador y fresco, que permite darle un nuevo sonido a la música venezolana.

Otro reconocimiento importante que han obtenido fue la nominación en los premios Pepsi Music 2015 como “Artista Revelación del Año”, los margariteños tocaron en el opening del evento y describen que esa experiencia fue asombrosa. “Fue como estar en el Olimpo y ver a todos esos Dioses de distintos géneros musicales”, exclamó Samuel. “Éramos los extraños, porque nadie esperaba que una banda no comercial sonara en los Pepsi Music”, añadió José.

quintillo-pepsi-presentacion

La nueva música venezolana se hace presente en La Patana Cultural, Bryan Carrera realiza un solo y los presentes disfrutan. Este joven, además de ser flautista, es un gran compositor y arreglista. En el año 2013 gana el tercer premio del Concurso de Composición Simón Bolívar, cuando presenta la historia de la obra “Concierto fantasía“. También ha tocado, aparte de Quintillo Ensamble, en la Estudiantina de la UDO, en la Orquesta Sinfónica de Nueva Esparta y en la Banda Sinfónica Simón Bolívar.

Luego del solo de flauta, es el turno del saxofón. Héctor Hernández es saxofonista, compositor y arreglista de la agrupación; con sus gestos en tarima da a entender que es el director de la agrupación, todos de vez en cuando le echan una mirada, así sea de reojo, para saber si vendrá algún corte de sección o cambio de tema. Él, además de pertenecer a esta agrupación, es el saxofonista de “Desorden Público” y ha participado en la Orquesta Latinocaribeña Simón Bolívar, así como en la Simón Bolívar Big Band Jazz.

Los solos de Héctor son capaces de hipnotizar a cualquiera, la versatilidad y facilidad con la que toca el instrumento asombra. La improvisación fluye y las notas parecen que sonaran solas.

Luego de una hora finaliza el set. “Bravo” se oye de la voz de una mujer que grita desde el fondo del bar, los aplausos se hacen notar, así como las felicitaciones a los músicos por su excelente presentación. Ellos bajan de la tarima y comparten con sus amigos y familiares; aunque aún les falta un set y ese ve a comenzar en media hora.

disco

***

Quintillo Ensamble ha logrado en unos pocos años en Caracas lo que tal vez no hubiera logrado en la Isla de Margarita. Han tocado en grandes escenarios y festivales nacionales e internacionales como lo son: el Ciclo Son ARA en la Sala José Félix Ribas del Teatro Teresa Carreño, en los premios Pepsi Music, en el Festival Internacional de Música Venezolana (FIMVEN), en el Festival Caracas en Contratiempo, en Hard Rock Café, en el Centro Cultural B.O.D., en el Centro Cultural Chacao, entre otros lugares.

De igual forma han compartido en tarima con grandes artistas nacionales cómo: C4 Trío, Horacio Blanco, Aquiles Báez, Manuel Rangel, Rafael Pino, José Delgado, Alfredo Naranjo, entre otros músicos.

Cuando son las 9:35 pm comienza el segundo set musical. Daniela Villaroel, tranquila y con más confianza, deslumbra a todos con varios de los solos que interpreta. El sonido que logra con su clarinete es muy brillante y limpio, juega con las melodías y con los agudos que produce su instrumento. Más de una vez se roba los aplausos del público y logra engancharlos con su sonido. No parece que fuera la segunda vez que  la joven toca con la agrupación, se evidencia mucho la experiencia que ha tenido tocando con otras orquestas, tríos, dúos y con el Quinteto Arsis.

Casi finalizando el concierto, llega el momento de la descarga del bajo. Aunque Josfran León es una persona muy tranquila, cuando ejecuta su instrumento entrega cuerpo y alma a la música. El bajista, que también ha participado en proyectos como la Orquesta Afrovenezolana Simón Bolívar y la Orquesta Sinfónica del Estado Nueva Esparta, realiza una descarga poderosa con los distintos sonidos que produce el bajo, logrados con slaps y pedalera. Fue tan emocionante el momento que cuando culmina su solo, los presentes gritan fuerte “Jolfre, Jolfre”, así como aplauden efusivamente.

La batería empieza a sonar con un ritmo afrovenezolano, “ta-curucu-ta-cucu” suena en el cuero del tambor y en el aro del mismo, eso es un culo e’ puya. Héctor anuncia que es la última canción de la noche y el público se entristece, pero se acercan para disfrutar al máximo los últimos minutos de música del show. El tema que tocan para cerrar se llama Betty, es una mezcla de la música venezolana con ritmos afrovenezolanos. Cada uno de los integrantes realiza un solo como una forma de despedida hacia los presentes.

Los integrantes de Quintillo Ensamble cada vez que tocan demuestran que tienen talento de sobra. Es posible hacer un trabajo de calidad utilizando nuestra música folclórica y fusionándola.

Finalmente, cerca de la 10:20 pm se acerca el fin. Héctor habla nuevamente, “Nosotros somos Quintillo Ensamble, así nos despedimos de ustedes. Espero que les haya gustado”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotos cortesía: Facebook de Quintillo Ensamble

Vídeo cortesía de YouTube

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s