Voluntariados en el exterior aumentan significativamente

Muchos jóvenes venezolanos prefieren países como Colombia y Brasil para realizar voluntariados sociales. La cercanía del destino influye en la decisión de elegir un proyecto social

El Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía no ha dejado de ser el rincón de las despedidas definitivas. Pero todavía hay quienes caminan cerca del mural de Carlos Cruz Diez con el pasaje de regreso en la cartera: jóvenes que viajan sin planes de huida en la maleta y prefieren invertir su tiempo en ofrecer su ayuda a otros países.

“¿Por qué te irías a otro país a realizar un voluntariado teniendo tantas cosas que hacer en Venezuela?”, preguntaría cualquier persona al oír que desde el 2014 son cada vez más los venezolanos que viajan al exterior para desarrollar proyectos sociales.

El aumento ha sido realmente significativo pues AIESEC en Venezuela –Asociación Internacional de Estudiantes en Ciencias Económicas y Comerciales– pasó de hacer 50 voluntariados a 163 en un solo año. Y es posible que para el 2017 las cifras aumenten más del 100%, afirma el Presidente de la filial en Venezuela de esta Organización Internacional llamada AIESEC, Antonio Colmenares.

Muchos venezolanos podrían pensar que los jóvenes usan los voluntariados como excusa para emigrar. Sin embargo, Colmenares comenta que el 90% de estos jóvenes son universitarios y vuelven a su país de origen –Venezuela– para terminar sus estudios.

En ese caso no se estaría hablando de migrantes sino de una generación mucho más comprometida con la consciencia social venezolana, según explica Antonio Colmenares.


AIESEC es una organización estudiantil que se encuentra en más de 128 países y territorios. Funciona en Venezuela desde el año 1958, 10 años después de su fundación internacional.

Esta organización no gubernamental se divide en diferentes comités alrededor del país, ubicándose en las principales universidades de cada estado. En Caracas hay cuatro Comités Locales: UCV, USB, UCAB y UNIMET.

A su vez cada comité se divide en áreas, según se explica en la Guía para Newbies de AIESEC UCV. Dentro de las áreas más importantes se encuentran las de Intercambios Salientes de Corte Social (voluntariados) y los de Corte Profesional (pasantías remuneradas).

Esta organización no tiene fines de lucro. El dinero recibido por las ventas de los voluntariados no es repartido entre sus miembros sino que se utiliza para cubrir gastos operativos e invertir en el crecimiento de la organización dentro del país.


Para Colmenares, la principal razón de este aumento de más del 50% (a nivel nacional)  en el número de voluntariados es la globalización estimulada por el internet. Los jóvenes comienzan a descubrir culturas distintas y quieren vivir esas experiencias para volver a su hogar y aportar más.

La presidenta de AIESEC en UCV, Eugenia Del Rosario, comenta que los jóvenes deciden viajar para saber cómo se percibe la realidad desde otro país. De esta forma adquieren nuevas herramientas para implementarlas en Venezuela.

FALTAN PROYECTOS SOCIALES VENEZOLANOS

Aizleen Boscán, docente y ex miembro de AIESEC en Venezuela, alega que esa búsqueda de habilidades en otros países se debe a la falta de proyectos sociales en el país.

Boscán realizó su servicio comunitario universitario en varios geriátricos de Maracaibo brindando su compañía a ancianos, pero quería relacionar ese servicio con Educación. Aizleen dice que en Venezuela no encontró ningún proyecto que involucrara adultos mayores y decidió realizarlo en el exterior. En junio del 2014, Aizleen viajó a Bogotá, Colombia, para trabajar con Alfabeta: un programa de alfabetización para adultos de la tercera edad.

Un caso similar es el de Albern Mendoza, estudiante de Estudios Internacionales en la Universidad Central de Venezuela (UCV), quien viaja en diciembre de este año a Perú. Su objetivo es impartir herramientas de liderazgo a jóvenes de primaria y bachillerato para motivarlos al emprendimiento.

“Sentí que no estaba haciendo nada. Ves los problemas de tu país y te parece que no tienes las herramientas en tus manos”, justifica Mendoza. Él piensa que a nivel externo es más fácil encontrar alternativas para crear soluciones en Venezuela. Esta percepción la comparte el Vicepresidente de Intercambios Salientes de Corte Social de AIESEC en UCV, Daniel Sayago, quien afirma que la mayoría de los intercambistas regresan con ganas de cambiar de manera positiva al país.

VOLUNTARIADOS EN ASCENSO

Actualmente en Venezuela hay sólo dos organizaciones que promueven los voluntariados en el exterior: AFS Programas Interculturales Venezuela y AIESEC.

Aunque AFS se enfoca en los intercambios escolares, universitarios y de idiomas también ofrece intercambios culturales como Programas de Servicio Comunitario en otros países en los cuales toman en cuenta los intereses vocacionales de los jóvenes, según su página www.afs.org.ve.

En el caso de AIESEC, se ha posicionado en Venezuela como la primera organización de voluntariados desde que en 2014 se enfocaron en abrir programas sociales para venezolanos en el exterior. Estas oportunidades siempre han estado destinadas a los jóvenes en edades comprendidas entre los 18 y 30 años, explica Antonio Colmenares, Presidente de AIESEC en Venezuela.

El aumento de los voluntariados se hizo más evidente cuando se publicó el Reporte de Gestión 2015 de AIESEC en Venezuela, en el cual Maracaibo se ubicaba como el comité con mayor número de intercambios sociales realizados. La ciudad presentó un crecimiento absoluto de 300% en los intercambios sociales.

En el caso particular de AIESEC en UCV, los números también van en ascenso. Sayago comenta que este comité logró ubicarse en segundo lugar a nivel nacional  –según el ranking de comités venezolanos de AIESEC.

El número de intercambios anuales de este comité era de 20 (2011-2015). Esa cifra ya fue superada en siete meses, llegando a los 27 voluntariados; 13 de ellos se realizaron entre julio y agosto. Se espera que para diciembre se dupliquen las ventas, considerando esta temporada como la de mayor interés para los jóvenes universitarios, según comenta Daniel Sayago, vicepresidente de AIESEC en UCV.

Según Antonio Colmenares, presidente de AIESEC en Venezuela, las razones por las cuales Maracaibo tiene mayor número de ventas nacionales son dos: variables externas e internas.

Como externa se encuentra la ubicación geográfica de la ciudad –cercanía con la frontera–, esto les da mayor ventaja frente a otros comités. En cuanto a la variable interna está el buen desarrollo publicitario, la manera de ofrecer las oportunidades y las ofertas que realizan.

Aizleen Boscán, ex miembro de AIESEC en Maracaibo, explica que por el posicionamiento de este comité pueden permitir descuentos. También aplican la modalidad 2×1: “si consigues a dos amigos que se vayan de intercambio contigo tu voluntariado sale gratis”.

CONVENIOS Y BENEFICIOS

En la mayoría de los casos, los venezolanos que realizan voluntariados estudian los destinos antes que los proyectos por razones económicas. Los dos países más solicitados son Brasil y Colombia porque es más fácil llegar por tierra. “Además de que no hay grandes solicitudes migratorias”, agrega Robert Molina, miembro de AIESEC UCV y voluntario (julio 2016).

Los que eligen viajar a otros países de América del Sur lo hacen generalmente porque no se necesitan cupo viajero de CENCOEX, según las alternativas que se ofrecen en www.reportealdia.com

También están los que aprovechan las posibilidades que brinda la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la cual tuvo convenio con AIESEC hasta el año pasado. Eugenia del Rosario pudo aprovechar esa alianza cuando realizó su voluntariado.

Eugenia le envió una carta a la OIM explicando la labor que iba a realizar en Medellín, Colombia y por cuánto tiempo (seis semanas). Recibió respuesta cinco días después informándole que le cubrirían casi la totalidad de su pasaje, sólo debía pagar el 7% –para ese entonces 11.000Bs.

Los programas de voluntariado de AIESEC tienen un costo de 50.000Bs que se pagan en dos partes. La primera cuota es la inscripción en la organización para buscar los proyectos disponibles; la segunda se paga cuando el país–destino ha sido elegido y se es aceptado en el mismo, explica Eugenia Del Rosario, presidenta de AIESEC en UCV.

El contrato de voluntariado con la Organización incluye hospedaje y por lo menos una comida diaria; pero estos beneficios pueden variar según el proyecto y el país. El pasaje no está incluido, éste es responsabilidad del intercambista. AIESEC sólo brinda asesoramiento para conseguir pasajes más económicos, además del apoyo en la búsqueda de documentación necesaria, según indican en su página www.aiesec.org.ve.

 

IMG-20160711-WA0005
En el mes de julio se fueron 13 venezolanos al exterior para realizar voluntariados con AIESEC

OTRAS ALTERNATIVAS

En cuanto a instituciones gubernamentales sólo hay programas de becas en el exterior como las que ofrece la Fundación Gran Mariscal de  Ayacucho. Se realizan a partir de convenios directamente con las universidades –Argentina y Chile– o países –Rusia y China. Las becas incluyen el pago del pasaje, hospedaje  y alimentación en el país receptor.

El Director General de Información y Relaciones Institucionales de Fundayacucho, Ramón Alirio Contreras, señala que la fundación no maneja temas relacionados con voluntariados; únicamente los programas de becas.

Se han presentado caso en los que organismos internacionales, como la Organización de los Estados Americanos (OEA), solicitan apoyo de la fundación para la postulación de venezolanos. Pero aun así no es un trabajo directo de la institución.

Por otra parte, hay excepciones en las que los jóvenes deciden ser voluntarios porque resulta más económico que un viaje turístico. O  eligen como destino países a los cuales les gustaría migrar. Estas situaciones son escasas, la mayoría está consciente de sus responsabilidades.

Dentro de las cláusulas del contrato con AIESEC se especifica que no puede trabajar por su cuenta en el país y su única finalidad es realizar el proyecto social; es decir que si decide quedarse en el otro país, perdería sus beneficios (comida, alojamiento, transporte).

La organización no promueve la migración sino el intercambio cultural y el aprendizaje de nuevas herramientas. Muchos venezolanos quieren aportarle algo al país pero no saben cómo hacerlo, por eso recurren a otros países que ya han pasado por dificultades o situaciones adversas en otros contextos.

De igual forma, el presidente de AIESEC en Venezuela Antonio Colmenares asegura que con los voluntariados “se crean líderes que impactarán nuestro país en un futuro”. También afirma que todavía hay jóvenes venezolanos que no abandonan el país sino que viajan para cambiar de manera positiva a la sociedad y ser de mayor ayuda para Venezuela.

Los miembros de AIESEC en Venezuela creen que los intercambios seguirán aumentando porque realmente hay una necesidad por parte de los venezolanos de ayudar y cambiar al mundo a través de nuevas experiencias en otros países.

 

 

Foto principal : http://www.elvenezolanonews.com

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s