El Crecimiento del cine venezolano se ve amenazado por la crisis económica del país.

En los últimos cinco años se han producido más de cuatrocientas películas en el país, de las cuales varias han destacado en festivales de cine prestigiosos como el de Venecia o el de San Sebastian. 

Alberto González 

Llama la atención el gran número de afiches d películas venezolanas que guindan en las paredes de los cines caraqueños. Varios de ellos de cintas que han sido galardonadas con reconocimientos internacionales muy prestigiosos. Las caras y nombres de actores criollos se mezclan junto a las de grandes estrellas de Hollywood.

En efecto el cine venezolano ha tenido un gran crecimiento en los últimos años, tanto en cantidad como en calidad. Así se ve en las cifras del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC), que señala que desde el año 2010 hasta el 2015 se grabaron 421 obras en el país, y nombra al 2015 como el mejor año en la historia de nuestro cine con 31 películas estrenadas y más de un millón de espectadores.

cine-taquilla-630x300
Foto: 2001

El despegar de la producción nacional

 Uno de los principales factores en el aumento del número de películas venezolanas se encuentra en la Ley de la Cinematografía Nacional del año 2005, que en su artículo 36° se establece la creación de un fondo autónomo y sin personalidad jurídica denominado Fondo de Promoción y Financiamiento del Cine (FONPROCINE).

Al mismo tiempo,  establece que tendrá una Junta Directiva de diecisiete miembros de los cuales ocho son del sector oficial y nueve del sector privado, quedando así una organización de capital mixto.

Un año más tarde, se inaugura la Villa del Cine, complejo cinematográfico propiedad del Estado venezolano, que forma parte de un proyecto gubernamental para el desarrollo de las artes en el país. Entre  sus principales objetivos está impulsar la producción directa de cine y medios audiovisuales.

villa-del-cinePara ello, la Villa del Cine cuenta con dos estudios de filmación y grabación. Además de poseer todos los equipos necesarios para la preproducción, producción y  postproducción audiovisual, también se dictan talleres de escenografía y utilería.

Desde el 2006 hasta la actualidad han producido y coproducido un total de 47 largometrajes.

http://villadelcine.gob.ve/

Otro factor que se debe destacar son las escuelas de cine que existen en el país, ya que en parte son las encargadas de formar a los profesionales de la cinematografía. Las dos más reconocidas son la Escuela de Medios Audiovisuales de la Universidad de Los Andes, en el estado Mérida y la Escuela de Cine y Televisión, en Caracas.

foto-mediax-1
Foto: Revista Ojo

Sin embargo, un gran número de universidades ofrecen carreras relacionadas con la realización cinematográfica como Comunicación Social, o Artes. Y en junio de 2014 Jorge Antonio Gómez, presidente de la Villa del Cine informó que estaba en planes la creación de una Escuela Nacional de Cine; proyecto que hasta la fecha no se ha concretado.

Este incremento de la cantidad de obras hechas cada año pareciera ir de la mano con el aumento de la calidad de las mismas, y por consiguiente un mayor reconocimiento internacional del cine criollo.

Reconocimiento internacional

   En cuanto a la calidad de las obras cinematográficas, en palabras de Maurizio Liberatoscioli, profesor de cine de la Escuela de Artes de la Universidad Central de Venezuela, se debe al propio desarrollo de cada realizador como artista, ya sea en los centros educativos especializados en cine o no.

Además, agrega “más allá del financiamiento del CNAC, mientras mayor sea la cantidad de películas que se hagan, aumentan las posibilidades de que haya piezas de buena calidad”. Quizás la mayoría sean películas comerciales no dirigidas a un público artístico. Pero es el hecho de que se produzca mucho material
lo que da la oportunidad de que el número de las que destaquen sea mucho mayor.

Dichas declaraciones pueden ser respaldadas con la cantidad de premios internacionales otorgados a las películas venezolanas en el periodo 2010-2015.

Según datos manejados por el CNAC, durante este lapso la producción criolla se alzó con 321 galardones. Casi el doble de los 165 laureles obtenidos durante el periodo de 1999 a 2004, y en menos de la mitad del tiempo.

Estas obras cinematográficas que sobresalieron cinevenezolanoen el extranjero fueron estrenadas prácticamente una tras otra a partir de 2010. El cine venezolano no resaltaba en festivales internacionales desde 1991 con la película Jericó, de Luis Alberto Lamata.

Es decir, Hubo una sequía de premios célebres por casi veinte años. Hasta el estreno, en 2010, de Hermano ganadora del San Jorge de Oro en la 32° edición del Festival Internacional de Moscú. En 2011 Brecha en el Silencio consigue mejor opera prima y mejor actriz en la 35° en el festival internacional del Cairo.

En 2013 La distancia más larga ganó en la categoría de mejor película latinoamericana en el Festival Internacional de Cine de Montreal. Ese mismo año, Pelo malo Obtuvo la Concha de Oro en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

En 2014 Azul y no tan rosa ganó el Premio Goya en la categoría de Mejor Película Extranjera de Habla Hispana. Y más reciente, en 2015 Desde Allá ganó el León de Oro en el Festival Internacional de Cine de Venecia.

http://www.telesurtv.net/news/Cinta-venezolana-Desde-alla-llega-a-las-salas-de-Cine-20160903-0014.html

Estas últimas dos, además de dejar el nombre del país en alto, son de gran importancia porque muestran una realidad que ha estado oculta en las pantallas venezolanas durante mucho tiempo.

Ambas son de temática homosexual y son sólo un reflejo de la realidad que la comunidad sexo diversa enfrenta quizás día a día.

Rodolfo Cova, productor de ambas películas, en una conversación vía correo electrónico, al preguntarle por qué abordar estas temáticas tabú en ambas películas, declaró: “Nunca lo he visto como “abordar temáticas tabú” para mi es trabajar en películas con mensajes que considere importantes, aportar para el desarrollo de una sociedad tolerante, igualitaria”.

Esta corriente de películas que abordan esta temática, continuaría el próximo 4 de noviembre con el estreno de Tamara. Película biográfica sobre la diputada  Tamara Adrián, la primera persona transexual en ocupar un cargo de elección popular en Venezuela.

En resumen, por el número de premios y reconocimientos obtenidos podría decirse que han sido grandes tiempos para el cine nacional. Aunque esto podría verse afectado por la crisis que azota al país.

La amenaza de la crisis que atraviesa el país 

A pesar de estos cinco años cosechando éxitos el futuro de la industria es un poco incierto. Al ser un rubro que necesita altas cantidades de dinero para subsistir se ve fuertemente afectada por la crisis económica que sufre el país.

La cantidad de dinero que otorga el CNAC, que va desde un millón hasta veintiocho millones de bolívares ya no alcanza para cubrir los gastos de la producción, según declaraciones de un vocero de la institución que prefirió mantener su identidad en secreto.

Y en palabras del profesor Liberatoscioli “mientras se aprueba el proyecto y se arma el plan de rodaje la inflación se come el presupuesto”. Ya que desde que se presenta el proyecto al CNAC hasta que lo aceptan puede pasar más de un año.

De igual forma, para Rodolfo Cova el panorama no pinta muy bien, “vivimos un buen momento cinematográfico por los logros alcanzados en los últimos años. Pero estamos en un terrible período por la crisis que vive el país lo que hará que la producción baje considerablemente”.

Por otro lado, la situación cambiaria podría hacer que compañías extranjeras se interesen por producir en Venezuela, pero factores como la inseguridad y la escasez hacen que no les interese invertir acá, declara el profesor Maurizio.

Agregando “Para los cineastas, el cine venezolano tiene muchísimo que ofrecer, hay muchísimo talento que debe seguir siendo desarrollado, a pesar de que la situación actualmente es difícil para los realizadores en materia de costos, se debe buscar la forma de salir adelante”.

Estas declaraciones van en consonancia con Christian Suarez, estudiante de la escuela de Artes de la UCV que planea dedicarse al cine luego de culminar sus estudios quién afirma estar en busca de financiamiento para su proyecto de tesis.

Sin embargo, declara Suarez: “es muy difícil conseguir financiamiento si no eres un nombre conocido en la industria, el apoyo que se da para los nuevos creadores es insuficiente”.

A pesar de eso Christian planea seguir con su objetivo, dice que en estos tiempos se pude realizar una película hasta con un teléfono. La mayor traba está en poder conseguir que lo emitan en las salas de cine. “Sólo queda insistir hasta tener suerte” declaró.

Como dijo Rodolfo Cova en su entrevista “Las oportunidades cambian, a veces las condiciones mejoran o empeoran, lo importante es siempre seguir intentándolo”. Además que en situaciones complicadas es cuando más la gente necesita tener algo con que distraerse, y qué sería mejor para eso que el cine hecho en casa.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s