Venezuela: Un país con tres tendencias deportivas

En Venezuela el deporte se torna cada vez más importante. La lucha entre fútbol, béisbol y baloncesto trasciende los campos de juego. Deportistas, especialistas y hasta aficionados debaten sobre qué disciplina termina ganando la partida. Un trío que entra en pugna por la cúspide deportiva del país.

En una tierra con una idiosincrasia atlética hallada en el béisbol, muchos conocedores de la materia apuntan a que el bate y la pelota siguen erigiéndose como el juego nacional. El analista y periodista deportivo, Humberto Acosta, señala que el amor por el diamante en la patria depende de su posición geográfica: “El deporte, en general, como toda expresión de sociedad tiene un valor cultural y culturalmente hablando el béisbol es el deporte mejor o más posicionado en la sociedad venezolana”.

Sin embargo, en los últimos años y, específicamente desde el 2001, cuando explota el Boom Vinotinto de la mano de Richard Páez, el fútbol tomó posición en las gradas y se convirtió en un deporte habitual en todos los rincones del país. Los triunfos conquistados encarnaron el fenómeno que hoy observamos día tras días. De ello puede dar fe Bruno Gómez, periodista deportivo, quien analiza la transformación del deporte. “Rumbo al Mundial de Corea-Japón 2002 fue la época donde el fútbol nacional tuvo ese golpe para darse a conocer como un deporte elemental”, expresa.

Existe una gran cantidad de jugadores que formaron parte de esa generación de oro que transmutó la concepción del balompié en Venezuela. Entre ellos el mediocampista caraqueño, Leopoldo Jiménez, quien fue una pieza imprescindible en aquel equipo que tantos puntos alcanzó: “El fútbol ahora se vive con mucha pasión. Con Páez el futbolista entendió todo desde otra visión. Se vio una mejoría importante hacia el fútbol y cómo era visto éste en lo interno. Ese fue el motor más determinante para lo que hoy significa el balompié en Venezuela”.

A partir de esa época todo cambió. La camiseta de la selección comenzó a verse con mayor frecuencia en la calle. Nació, en virtud de las alegrías generadas traducidas en victorias, una identidad entre los venezolanos y sus representados que hoy por hoy es inquebrantable.

Efraín Zavarce, comunicador y especialista en beisbol, afirma el auge de La Vinotinto y no pone en duda la evolución que ha tenido el arte de darle patadas a un balón en la tierra de Simón Bolívar. “Evidentemente yo sí creo que ahora al venezolano le interesa más el fútbol que hace veinte o treinta años. Es indudable que ahora nos duele la selección como nunca antes. Eso es inobjetable”, manifiesta.

Situación atípica y que antes sólo era vista en un duelo de titanes entre Leones del Caracas y Navegantes del Magallanes. Juan Sanoja, colaborador de revista ojo, asegura que así es el deporte rey y que, incluso, en países como Estados Unidos, máximo exponente del montículo y el home plate, el balompié también puede ser admirado.Es el poder del fútbol. Capaz de generar mayor expectativa que la Serie Mundial, en el propio país de las barras y las estrellas”, asevera.

Aumentó la práctica del fútbol

Los más pequeños de la casa, en muchas regiones de Venezuela, comenzaron a decantarse por el fútbol en detrimento del béisbol e inclusive del baloncesto que por muchos años se catalogaba como la segunda activad deportiva más practicada en el país. Al parecer, lo hecho por Juan Arango, Leopoldo Jiménez, José Manuel Rey y compañía hace ya tres lustros personificó el puntapié inicial del apogeo futbolero. Como certifica Jiménez, “no me cabe la menor duda, el fútbol es el deporte más practicado y jugado en Venezuela”.

Mientras que Humberto Acosta asocia el aumento de la práctica con un proceso de globalización inherente a la sociedad mundial y, de igual manera, lo refleja en la simplicidad con la cual puedes disputar un partido de fútbol. Para Ignacio Ávalos, sociólogo de la Universidad Central de Venezuela (UCV), toda esa supremacía tal vez tiene que ver con la sencillez del mismo: “Todo surge porque puede ser jugado sin mayores herramientas que un par de piedras y algo parecido a una esférica, aunque el palo de escoba y una pelotica de goma pueden también hacer sencillo al béisbol”.

La otra cara de la moneda

No obstante, y como todo en la vida, nada es absoluto. El fútbol a nivel de estructura y logros sigue estando muy por debajo del baloncesto y ni hablar del béisbol. La Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP), con todos los altos y bajos por situación país, sigue manteniendo sobre el terreno de juego la calidad que les caracteriza: forman los mejores peloteros que, posteriormente, son estrellas en el mejor béisbol del mundo.

Óscar Prieto Párraga, presidente de la LVBP, mostrando la otra cara de la moneda, aclara que no hay forma real para que el fútbol esté por encima del diamante beisbolero: “El béisbol está en el ADN de toda la población. Es un sentimiento nacional. Aquí se habla béisbol”. Además, enfatiza que la pasión del venezolano está en la pelota rentada y que lo demás es invento mediático y manipulación de mercadeo. “La Vinotinto del fútbol no es el fútbol venezolano. Eso es otra cosa. Ése equipo es un espejismo que inventaron”.

Realmente, para Párraga, el béisbol en Venezuela está demasiado arraigado. Tanto que termina siendo el gran pasatiempo nacional: “La Vinotinto es tan buena como ellos quieren que sea y tan mala como puede ser. Juegan como nunca y pierden como siempre. La diferencia del béisbol y el fútbol es de aquí a la China. Jamás y nunca el fútbol le llegará al beisbol en este país”.

De este modo, Bruno Gómez, quien cubre la fuente exclusiva del fútbol,  al referirse al deporte más seguido y estudiar cuál está por encima del otro no puede dejar de un lado la competición local. “Hoy, en las cuatro primera fechas del Torneo Clausura, solo han ido en promedio, en 30 partidos más o menos, mil setecientas personas al estadio”.  Por tal motivo, sentenció que no se puede considerar como el deporte rey del país a una disciplina que no lleva dos mil personas domingo a domingo al campo: “Que ha crecido sí, pero cuando llega la liga de beisbol las instalaciones reciben una capacidad alta de aficionados. Estamos en un crecimiento que brincó al baloncesto, para el seguidor el fútbol es más importante que el baloncesto pero para llegarle al beisbol todavía falta”.

El baloncesto, por su parte, siempre ha sido representando por una Liga Profesional de Baloncesto (LPB) muy solida que, aunado a eso, viene de adjudicarse los lauros más prominentes de la nación en lo que al deporte de tabloncillo se refiere. Aún así no termina de ser el deporte pionero y sucumbe ante los amoríos que generan la esférica rastrera y la serpentina voladora.

Somos Vinotinto

Lo que sí está comprobado es que a nivel de masas lo que genera el fútbol, especialmente, cuando juega el conjunto absoluto es indiscutible. No se compara con los encuentros internacionales de seleccionados venezolanos de las otras dos disciplinas; es decir, la identificación más arraigada del país, aún cuando es el que menos logros se ha acreditado, es con el . “Por ser la selección de nuestro país hay mayor interés porque reúne, convoca y representa a caraquistas, magallaneros, aguiluchos, guairistas, tigreros…”, opina Efraín Zavarce.

Todavía el fútbol no está por encima del béisbol. Hay una realidad: cuando juega la Vinotinto de fútbol ninguna otra selección, de cualquier otro deporte, mueve tanta cantidad de personas o emociona tanto como la de fútbol. “Ni el béisbol cuando ha ido al clásico mundial. Ni el propio baloncesto que nos ha dado los mejores resultados en un deporte en conjunto. Cuando juega la selección en una Copa América o Eliminatorias es otra cosa. Ahí pareciera que esa es la selección del país”, comenta Gómez.

Hay un factor nacionalista: “A mí me da la impresión que el fanático tiene con la Vinotinto la oportunidad de verse representado, independientemente de los resultados que se reflejen en la cancha. Hay esa identificación más plena”, expresa Humberto Acosta.

El beisbol sigue allí

Desde esa perspectiva, el beisbol no ha perdido feligreses sólo han comprendido su época y en qué momento le toca ponerse las camisetas. “El mismo que va al Caracas versus Magallanes va a ir al de la selección de fútbol, pues, lo deportes se solapan”, asegura José Grasso Vecchio, economista y expresidente de la LVBP.

En los estadios de béisbol, fútbol y baloncesto la presencia de aficionados se ha reducido en grandes escalas, en mayor medida por la situación económica que atraviesa el país. Por ende, a nivel cuantitativo es complejo equiparar un deporte con otro. Cada uno tiene su jerarquía. Quizá el béisbol durante la liga pasa  a ser lo más importante, pero cuando hay un juego de selección inclusive durante esa liga pasa el fútbol a ser el deporte más importante del país.

El balompié ha avanzado y le ha dado a Venezuela una representatividad nacional que no le ha dado ningún otro deporte, pero el béisbol y el baloncesto no ceden terreno a pesar de ello y con el pasar del tiempo refuerzan más sus raíces. Ninguno está por encima de otro. No se imponen. Cada uno se establece en su etapa correspondiente.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s