Nueva Esparta forma parte del Motor Minero

El municipio Antolín del Campo no tiene zonificación minera. Los yacimientos de magnesita del Estado tienen más de 60 años sin ser explotados. El desarrollo urbano del sector puede ser un impedimento para la extracción minera.

Thairi Goncalves

El presidente de la república, Nicolás Maduro, firmó el pasado 5 de agosto varios acuerdos nacionales e internacionales para activar el plan Motor Minero y obtener diversos beneficios económicos para el país. Asimismo, dentro de esos acuerdos está el tratado firmado con la Empresa Conjunta Minera de Nueva Esparta (Ecomine). Con la cual se espera realizar la explotación de la magnesita en un yacimiento ubicado en el sector Loma de Guerra del municipio Antolín del Campo.

Los acuerdos relacionados con el Arco Minero del Orinoco buscan una mejora económica para el país; además, también se espera superar el rentismo petrolero que se mantiene hasta ahora. “Se trata de hacer la economía de nuevo, se trata de hacer el concepto, su estructura tecnológica, productiva, para que genere riquezas para todo el pueblo”, aseguró Nicolás Maduro según lo reseñado en la página web Aporrea.

En el Correo del Orinoco, el presidente de la república anunció en su programa Contacto con Maduro que el 60% de los dividendos y de las ganancias del Motor Minero tienen un solo destino. “La vida social, el desarrollo y la felicidad social de nuestro pueblo. El socialismo en lo social. Va para construir vivienda; para mantener el ritmo de la Gran Misión Vivienda Venezuela; para garantizar la educación pública, gratuita y de calidad a nuestros niños; la cultural; el deporte, para seguir invirtiendo en la Generación de Oro; en deporte como gran instrumento de valores, de paz, de educación física, de salud de nuestro pueblo”, afirmó el mandatario nacional.

mina
Depósitos de magnesita de la Isla de Margarita

Yacimiento de magnesita de Loma de Guerra

En el diario El Sol de Margarita, definen a la magnesita como “un mineral de composición química fundamentalmente carbonato de magnesio con impurezas de otros minerales que le dan sus variadas coloraciones”. Por otra parte, se utiliza para realizar ladrillos refractarios para los procesos metalúrgicos y revestimientos de los convertidores y también se utiliza como complemento en la alimentación del ganado, según el Museo Virtual Geológico de Venezuela.

Ricardo Moya, cronista del municipio Antolín del Campo, comentó que en el Estado Nueva Esparta se encuentra el más grande yacimiento de magnesita del país y que su ubicación corresponde al sector Loma de Guerra. Además, comentó que existen otros yacimientos de carbonato de magnesio en el sector de Carocuesta y en el sector de San Antonio. “Hay algunos casos en el municipio Península de Macanao, pero la mayor reserva se encuentra aquí en Loma de Guerra”, añadió.

El Museo Virtual Geológico de Venezuela, PDVSA-Intervep (1997), señala en su página web que los depósitos de la mina de magnesita de Loma de Guerra se ubican a unos 9 kilómetros al norte de la Asunción. Además, indican que hay dos zonas mineralizadas importantes, las cuales superan longitudes de 800 metros y espesores de 30 metros. Asimismo, indican que según a diversos estudios la región puede guardar más de 25 millones de roca mineralizada con un porcentaje recuperable de mena del 16%.

“Las minas de magnesita en el sector Loma de Guerra fue una exploración minera realizada por una compañía minera de estados Unidos. Los estudios se realizaron en el año 1908. Comenzó su actividad en el año 1912 a través de Mr. Freemen quien fue uno de sus primeros dueños y después estuvo a cargo de Mr. Robinson, quien fue el encargado de explotar y desarrollar las minas de magnesita”, afirmó el  cronista.

La empresa Magnesite Mining & Manufacturing Company fue la encargada de activar la mina en el año 1912, posteriormente la empresa encargada de la actividad minera y a quien pertenecían los terrenos era la compañía Laja Roya, comentó Ricardo.

Moya, en un artículo del diario El Sol de Margarita, narró que en el año 1914, específicamente el 19 de diciembre, se inauguró oficialmente el ferrocarril de Margarita por el general Juan Alberto Ramírez. Este ferrocarril se encargaba de trasladar la magnesita desde Loma de Guerra hasta la bahía de Manzanillo. Luego, esta magnesita era exportada en grandes embarcaciones hacia estados Unidos y Europa.

“La mina contó con tres etapas la primera 1912-1914, la segunda 1921 y la tercera 1953 que es cuando deja de funcionar, porque ya no era rentable para la compañía seguir importando hacia los Estados Unidos. Además, comienza el litigio entre los dueños de la compañía (Magnesite Mining & Manufacturing Company) y los otros dueños de los terrenos (Laja Roya)”, aseguró el cronista.

¿Es posible la reactivación minera?

A pesar de que existe un tratado entre el Ejecutivo Nacional y Félix Oliveros, dueño de la empresa Ecomine, hay varios factores que se deben tomar en consideración.

La arquitecta Marianella Hernández, ex Directora de Infraestructura Municipal del Municipio Antolín del Campo,  señaló que es importante tomar en cuenta diversos factores antes de comenzar con la actividad minera de la zona. De igual forma, aseguró que seguramente la empresa encargada actualmente está realizando todos los procesos legales para la actividad.

“Desde el punto de vista urbano, ya que se piensa reactivar este tipo de actividad allí en el municipio, tienen que cumplir con varios tipos de controles. Primero, es que el uso allí, dentro del ámbito urbano, no corresponde con una explotación minera. Por otra parte, la densidad de población está muy cercana a ese lugar, es delicado, habría que realizar estudios de impacto ambiental, geográfico, social, entre otros”, afirmó la arquitecta.

Asimismo, Hernández dijo que esto puede crear un impacto preocupante desde el punto de vista social y urbano. Ya que, generalmente, este tipo de explotaciones originan polvo y una cantidad de cosas distintas para extraer el yacimiento; y para reactivar dicha operatividad tendrían que colocar de nuevo maquinarias y equipos.

Por otra parte, comentó que los terreños del sector en su mayoría pertenecen a la empresa privada Laja Roya. “Tengo entendido que hubo un levantamiento topográfico en el año 2013, yo estuve como Directora de Infraestructura en esa época, y en la alcaldía había unos documentos sobre la titularidad de origen. Los terreños del sector pertenecen en su mayoría a la empresa Laja Roya y algunos de los propietarios de las viviendas no poseen la titularidad de sus terrenos. Es por eso que se realizaron los levantamientos de cada uno de los casos para así conceder los títulos de propiedad a los habitantes de la zona”, comento Hernández.


En la Gaceta Oficial del Estado Nueva Esparta, el día 25 de mayo de 1997 (Número Extraordinario), se anunció el Decreto Nº 483 que trata sobre El Plan de Ordenación del Territorio del Estado Nueva Esparta. Este decreto tiene como fin limitar el uso de las tierras del Estado. Por lo cual el municipio Antolín del Campo es decretado como municipio agrícola, pesquero y turístico. Además, se habla de las Áreas bajo régimen de administración especial y dentro de estas áreas se encuentran los Patrimonios Culturales.

“El municipio no tiene zonificación minera. Dentro de su ámbito territorial el municipio tiene terrenos o de baja densidad turística o agrícola o urbano que son los pueblos. Pero la actividad minera no está dada dentro del municipio como variable urbana de desarrollo”, señaló Marianella Hernández.


 

Estudios del terreno

El cronista indicó que en el año 2010 un grupo minero estaba realizando unos estudios del terreno para comprobar si era posible reactivar la mina de magnesita.

Isandre Fuentes, geógrafo del Instituto Nacional de Tierras del Estado Nueva Esparta, comentó que hasta el momento no se conoce la capacidad exacta de la mina de magnesita. Asimismo, indicó que hasta la fecha no se ha comentado nada en la Institución y que no hay un interés en realizar una explotación minera en la zona.

Por otra parte, expuso que el municipio es principalmente turístico y agrícola, y que el lugar donde está ubicado el yacimiento es una zona histórica por lo cual el interés que puede haber en esa mina puede ser turístico.

img-20160909-02205
Casa de Elisa

Más que unas ruinas, un patrimonio

Las ruinas que se encuentran en el lugar eran de una antigua casa donde funcionó la empresa que realizó las explotaciones de magnesita hasta el año 1953. “La casa es de Ella Robinson, que era la esposa de Mr. Robinson quién fue el último dueño, la llaman la Casa de Elisa”, dijo Moya.

La arquitecta explicó que los terrenos del lugar y la antigua casa de la magnesita iban a ser donados para realizar un museo. “La casa donde existía esta mina es considerada patrimonio. Si es patrimonio, tiene un valor cultural. Si se va a retomar una actividad minera hay que ver si funciona para una cosa o para la otra. Además, hay que saber como se van a coordinar esas acciones allí porque si lo pones en funcionamiento pierde el sentido de lo antiguo”, añadió.

Beneficio para el país

Según la agencia Telesur los acuerdos del Arco Minero del Orinoco son con el propósito de determinar la sustentabilidad ecológica en el país.

Asimismo, Nicolás Maduro dijo para noticias Telesur que la nueva política de desarrollo minero es profundamente soberana, ecologista y con una visión de desarrollo integral. “Lanzamos los primeros acuerdos, firmados, con inversiones por más de cuatro mil 500 millones de dólares del Arco Minero. Éxito de la República. En los próximos días vamos a firmar contratos por 20.000 millones de dólares”, agregó.

“La explotación de los yacimientos puede ser positivo si le va a generar recursos al país, al municipio y a la isla; pero que no vaya a afectar a la población porque no es un lugar aislado, es un lugar donde ya existe comunidad y urbanismo, ya hay ubicaciones. Es una situación difícil porque ese tipo de actividades normalmente se sacan de las áreas urbanas, de los cascos urbanos”,  declaró Hernández.

loma-de-guerra-foto
Foto cortesía del Diario El Caribazo

¿Una comunidad informada?

Ana Mondragon, habitante del sector Loma de Guerra, respondió que no tenía información con respecto al acuerdo, entre Ecomine y el Ejecutivo Nacional, para la reactivación de la mina de magnesita del sector. Asimismo, señaló que no está de acuerdo con la reactivación del yacimiento puesto a que éste se encuentra muy cercano a sus viviendas.

Por otra parte, Manuel Bermúdez, también habitante del sector, dijo que se enteró de la noticia por un artículo de prensa. No obstante, señaló que en el lugar no ha habido ningún movimiento que demuestre que se vaya a realizar la explotación minera.

“Si es un bien para el país está bien, pero la verdad es que para nosotros como habitantes de este sector es contraproducente. Ya que quizás esto traiga delincuencia o van a querer quitarnos nuestras casas o expropiarnos para mover sus maquinarias y todas sus cosas. En cuanto a un beneficio de mejora del sector lo dudo mucho, porque eso va a ser maquinaria pesada y quién sabe qué gente va a venir a trabajar para acá. No le veo mucho beneficio a la comunidad como tal; quizás al país sí, pero a nosotros no”, agregó Bermúdez.

Tanto Bermúdez como Mondragon coinciden en que el Consejo Comunal ni ningún ente Oficial les han proporcionado información sobre el tema.

Finalmente, la arquitecta Marianella Hernández resaltó que es importante informar a la comunidad para que se involucre con este tipo de actividad; porque de alguna manera, ellos son los más afectados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s