Migración masiva de venezolanos atenta contra la integración familiar

El país experimenta el éxodo más importante ocurrido en su historia reciente

Estudios señalan que más de un millón de venezolanos ha emigrado. Las razones más comunes son la falta de oportunidades y los niveles de inseguridad, inflación y escasez. Esta es la historia de una familia que, como tantas otras, se encuentra a kilómetros de distancia

Víctor Bueno Rangel

Los García Londoño* son una familia que, como muchas otras en el país, ha tenido que despedir a sus seres queridos en el aeropuerto, quienes emigraron con la esperanza de encontrar un futuro mejor. Su historia es reflejo de una realidad que, actualmente, trastoca los tejidos de la familia venezolana: la distancia.

La falta de oportunidades, los altos niveles de inseguridad y la escasez de medicinas y alimentos son algunas de las razones por las que un venezolano podría asumir, hoy por hoy, la decisión de salir de su país.

Según el Informe Anual de Gestión 2015 del Ministerio Público presentado ante la Asamblea Nacional por la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, 17.778 venezolanos fueron víctimas de homicidio en el 2015. Cifra que supera a las 17.723 personas que han fallecido, de acuerdo con un informe de Amnistía Internacional, en las cárceles de Siria desde el inicio de la crisis -marzo de 2011-.

luisaortegadiaz
Diario Contraste

Por otro lado, según estadísticas del Centro de Documentación y Análisis Social (CENDAS) de la Federación Venezolana de Maestros, la escasez de alimentos en Venezuela aumentó de 31,03% a 43,10% en el último año. Asimismo, un informe publicado por la organización en el mes de abril indica que 25 de los 58 rubros de la canasta básica familiar no se consiguen.

De igual manera, Freddy Ceballos, presidente de la Federación Farmacéutica de Venezuela (Fefarven) indicó en el mes de enero que en Venezuela hay 80% de fallas en el abastecimiento de medicamentos y calificó la situación como una “crisis humanitaria”, en una entrevista ofrecida al canal Televen.

Si bien el Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (SAIME) no publica cifras oficiales sobre lo que algunos expertos llaman “la diáspora venezolana”, hay quienes se han dado la tarea de estudiar el fenómeno y realizar estimaciones.

Tal es el caso de Iván de la Vega, sociólogo de la UCV, que en octubre de 2015 reveló a El Impulso que 1.6 millones de venezolanos había emigrado a raíz de los despidos de la industria petrolera y del progresivo deterioro del país.

“Más del 51% del total son profesionales con especializaciones, postgrados, maestrías o doctorados. Esto representa una pérdida importante del capital intelectual. A la fecha, no existen políticas públicas por parte del gobierno para aminorar este éxodo masivo, no hay medidas para contactarlos y captarlos”, explicó De la Vega.

dr_ivan
IVIC

El “hasta pronto” indefinido

Dos de los tres hijos que Pedro García* tuvo con Teresa Londoño* han sido protagonistas de la fuga de cerebros que atraviesa el país. Él asegura estar feliz de que sus hijos estén bien y desarrollándose profesionalmente, pero su tono de voz varía cuando se le pregunta cuánto tiempo tiene sin verlos.

Carlos*, su hijo mayor, dejó Venezuela hace siete años, tras recibir una oferta laboral de una trasnacional argentina. Cuatro años después partió a Suiza, donde se ha desarrollado desde entonces.

5
El Estímulo

Carolina* es la hija a la que Pedro dijo “hasta pronto” hace ya dos años. Ella, por su parte, se dirigió a Uruguay tras una oferta laboral que le hicieron a su esposo e impulsada, además, por la crisis política del país, ya que en ese momento se llevaba a cabo una serie de manifestaciones para exigir la renuncia del presidente Nicolás Maduro, lo que se llamó “La salida”.

Para Carolina lo más difícil fue adaptarse al nuevo lugar, con gente distinta y climas diferentes al trópico venezolano. Cree firmemente que Venezuela es su referencia, su identidad, y señala que algunas veces, su preocupación.

“No es fácil oír las noticias, los cuentos cotidianos de la familia o los amigos cuando estás lejos. Ver como la situación ha empeorado desde que me fui, me preocupa bastante. Uno trata de ayudar como puede, enviando medicinas o comida, ¿pero cómo ayudas con la inseguridad?”, expresa.

wpid-1440325197
El Estímulo

Las reuniones familiares de los García trascendieron al plano 2.0. En la casa de Margarita, que en la adolescencia de Gabriel* -hijo menor de la familia- servía de punto de encuentro para todos, ahora sólo se encuentra Pedro, su padre, que enciende la computadora y abre Skype cada vez que pretende comunicarse con sus hijos.

Gabriel es el único, de tres hermanos, que queda en el país. Estudia Comunicación Social en la UCV y tiene expectativas de emigrar una vez que se gradúe. Ama a Venezuela profundamente, y espera poder dejarle algo positivo no sólo al país sino también a la universidad donde se encuentra cotidianamente.

Para él sus padres son su mayor apoyo. “Siempre han demostrado que están ahí para mí. Valoro su esfuerzo para convertirme en una persona integral y crítica. Y aunque no estemos juntos siempre van a estar conmigo gracias a las enseñanzas y a la educación que me dieron”, señala.

“Todavía son una gran base de apoyo y yo trato de retribuírselo, ayudándolos, acompañándolos, ya que mis hermanos no están”, añade después.

Voces expertas

La preocupación que aqueja al exministro de Relaciones Exteriores, Óscar Hernández, -así lo expresó al portal BBC en una entrevista sobre el tema-, es que la gente no entienda que está asumiendo una decisión de vida; que no se puede tomar emotivamente, ya que esto podría convenir en situaciones complicadas en el exterior.

ub2rz
El Nacional TV

“El proceso migratorio no es fácil desde el punto de vista emocional: cada emigración tiene sus propias complejidades, y lo que ocurre durante el proceso no siempre es tan sencillo como se imaginaron en el momento de tomar la decisión de irse”, asegura el consultor.

Por su parte, Rubén Peña, antropólogo de la UCV, indica que una salida masiva de jóvenes significaría que la población venezolana está envejeciendo. “Los jóvenes van a formar lazos culturales en los sitios donde estén, aunque sea temporalmente. Eso crea un híbrido cultural. Va a haber una transformación cultural así (ese miembro) regrese”, apunta.

Peña, además, compara las semejanzas entre la actual estructura familiar venezolana con la familia tradicional norteamericana. Asegura que el parentesco se da hasta el punto en que los hijos, una vez que logran cierta autonomía legal, se desprenden del núcleo familiar. Y cree que esto se debe a que Venezuela posee una cultura espejo, que imita o reproduce las dinámicas que se dan en lugares como Europa, Estados Unidos y Canadá.

“El impacto que puede sufrir una persona al desprenderse de su familia depende de hasta dónde haya llegado su formación familiar. La familia protege, la sociedad protege… Tarde o temprano, cuando salimos del seno de cualquier estructura familiar, sufrimos un sentimiento de luto, de ruptura”, comenta.

Pero por otro lado, el antropólogo cree que este acontecimiento sirve de preparación para asumir otros roles de socialización. “La primera vez que te enfrentas a una responsabilidad como jefe de familia te da terror, pero aprendes del proceso de socialización que tuviste con tus padres, aplicas los valores culturales y creas nuevos. Con una base, creas nuevos patrones culturales”, argumenta.

El nivel de trauma que pudiera experimentar la persona que emigre, dependerá de qué tan independiente o qué tan preparado esté para enfrentar las nuevas demandas sociales, explica Peña.

Desconocimiento estatal

Ni en el Ministerio de Relaciones Exteriores ni en las oficinas del SAIME se dan a conocer las cifras que maneja el Estado de cuántas personas salen del país y cuántas de ellas regresan. Desde la recepción, es un “no” la respuesta que se obtiene a la intención de encontrar la data.

Durante la instalación del consejo presidencial de la Educación, llevada a cabo en julio del pasado año y transmitida en cadena nacional de radio y televisión, el presidente de la República, Nicolás Maduro, negó que en el país existiese una fuga de cerebros y aseguró que esto se trata de una campaña orquestada por sus adversarios políticos.

maduro-1
Informe21

“La derecha maltrecha quiere hacer una campaña de que la juventud de este país se quiere ir de Venezuela. La juventud de este país ama a Venezuela y quiere hacer patria”, anunció Maduro en aquella oportunidad.

Tomás Páez, sociólogo y estudioso de este tema, expresó al portal Noticiero Digital que lo más preocupante del fenómeno migratorio es que para el Estado venezolano, este no exista.

“Creen que silenciando un fenómeno en el que participan cerca de dos millones de venezolanos (1 millón 700 mil u 800 mil) de manera directa, y de manera indirecta los familiares y amigos que dejan en Venezuela, -esto es, no menos de 15 millones de venezolanos-, el hecho migratorio deja de existir”, manifiesta.

Ocultar el dato, según Páez, es una forma de silenciar a cerca de dos millones de venezolanos; una realidad que, para él, se esparce por todo el mundo. Es por ello que el estudio que elaboró sobre el tema, lo tituló “La voz de la diáspora venezolana”, con la intención de darle voz a los protagonistas del fenómeno y para conocer sus percepciones, narrativas y las razones de su decisión.

la-diaspora
RevistaVenezolana

Son más de 900 cuestionarios realizados a venezolanos en 41 países, más de cien entrevistas a profundidad, algunos grupos focales e historias de vida, integrados dentro de esta publicación.

Es la primera investigación que se realiza sobre el tema en Venezuela. En ella, Páez apunta “no todo es cantar y coser en la aventura migratoria. Lo que más impacta en el extranjero es el sabor amargo de la soledad y la añoranza, que se profundiza cuando no hay perspectiva de regreso porque se aleja la esperanza de un cambio de gobierno”.

Y, desde la distancia, es ese el anhelo que acoge a Carlos y a Carolina García. Ambos desearían volver, pero no al país que se encuentra sumido en una profunda crisis social, económica y política, sino a una nueva Venezuela, que les permitiera reencontrarse con los suyos y rehacer su vida.

*Los nombres de los protagonistas fueron cambiados por razones de seguridad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s