Los venezolanos venden sus corotos para aumentar ingresos

“La situación no está para regalar nada”, aseguran las personas que apuestan por vender en mercados de artículos de segunda mano. La emigración, el rebusque o despejar el hogar de objetos sin uso son otras de las causas que llevan a los venezolanos a vender sus corotos.

Eglys Marquina

Los mercados de corotos forman parte de una tendencia que se encuentra en auge en muchas ciudades de Venezuela. Estos bazares que se remontan a la París del siglo XIX pasan a cobrar fuerza dentro del contexto de la Venezuela en crisis. Los también llamados “mercados de las pulgas”, son la alternativa que muchos venezolanos escogen para aumentar sus ingresos ante el alto costo de la vida.

venezuelacorotera
Ciudades del país donde se convocan a mercados de corotos a través de las redes sociales

Las invitaciones a través de las redes sociales a estos mercados de corotos son abundantes, y en ellos se pueden encontrar una gran variedad de objetos de segunda mano. Solamente para la primera quincena del mes de julio se realizan cuatro mercados de este tipo en Caracas, ya que representan una manera sencilla de vender artículos sin uso y, por el otro lado, comprarlos a precios más accesibles.

De acuerdo a un estudio publicado por el Instituto de Investigación de La Universidad del Zulia, en el que se analizan los atributos de estos mercados para los compradores, “los mercados de las pulgas son una fascinante combinación de informalidad y formalidad, junto a una combinación de atracciones tanto económicas como satisfactorias”, ya que en ellos convergen espacios de venta-compra y espacios de sociabilización para los asistentes.

El mismo análisis apunta que las personas se convierten en vendedores de estos mercados por distintas razones. En El Patio de los Corotos, llevado a cabo en Valencia, los vendedores afirman que sacarle provecho a objetos que ocupan espacio en sus hogares es la razón de participar en este evento.

“Es una alternativa”

Para el año 2013, el poder adquisitivo de los venezolanos cayó a un 9,33% entre enero y septiembre de ese año, según lo señaló el economista Asdrúbal Rivas para Diario El Nacional. En pleno 2016, y sin cifras oficiales de inflación publicadas por el Banco Central de Venezuela, el panorama no pareciera haber mejorado.

Bárbara Portto es la creadora del Vintage Market en Caracas, ella declara para el portal Reporte 24.org que “la intención de los expositores es vender lo que ya no usan y para los visitantes adquirir o cazar artículos muy económicos en excelente estado”.

Y es precisamente los precios económicos lo que atrae compradores a estos mercados. Claudia Valladares, jefa de marketing de El Patio de los Corotos, declaró que en estos eventos se consigue de todo: “ropa, juguetes, electrodomésticos, artículos del hogar, decoración, a precios solidarios”.

elpatio
Estos mercados de las pulgas suelen realizarse en plazas, canchas e instituciones públicas. Foto: Eglys Marquina

Con respecto a quienes venden en el evento afirma que “con un trabajo de quince y último no les da el salario y con eso se redondean.”. Asimismo cuenta que en este evento, con ediciones en Valencia y Barquisimeto, tiene vendedores de todo tipo, “aquellos que venden porque quieren pagar su tarjeta de crédito, o el colegio de los niños, o alguna enfermedad puntual que va fuera del presupuesto. Clientes que venden porque van a emigrar.”

Denis Regalado tiene un puesto en este mercado de las pulgas, y explica que “regalar las cosas, hoy por hoy como está la situación es como.. wow. Entonces es mejor venderlas. Y así ayudas a otras personas a obtener esos bienes a un precio más razonable y más amoldado al bolsillo.”

Otros vendedores señalan directamente a la crisis económica que atraviesa el país, ya que se ayudan bastante con los ingresos que genera vender sus corotos. Además de “brindarle la oportunidad a las personas que no pueden comprar artículos nuevos, para que los adquieran de segunda mano pero en buen estado”, tal y como lo señala Ana, quien vende desde ropa y zapatos hasta imanes para la nevera.

Dentro del marco de una situación país desmejorada, y buscando desocupar los hogares de las cosas que están sin uso, la finalidad de estos mercados es, por parte de los vendedores, aumentar o reponer un poco el dinero, y por parte de los compradores, adquirir artículos a los  que de otra manera no serían capaces de acceder.

Los mercados de corotos y el emprendimiento

Este tipo de eventos suelen calificarse como iniciativas emprendedoras por sus fundadores, ya que salen de la nada, y en un contexto social en el que son necesarias muchas cosas, los emprendimientos surgen constantemente, tal y como lo señala Ana Isabel Orozco, fundadora del El Nido Creativo, en Valencia.

“Somos unos de los países donde existen más emprendimientos, pero también uno en donde existen más fracasos porque la gente empieza, despega, pero cuando algo sale mal no siguen y se dedican a otras cosas”, explica.

Las iniciativas de hacer mercados vintage en el país desemboca en formar equipos de trabajo eficientes y organizados, por todo el proceso que conlleva montar estos eventos. Desde permisología en los entes pertinentes, convocatoria y proceso de selección de vendedores, hasta la logística y funcionamiento durante el día que se lleve a cabo el mercado en cuestión. Se convierte en un negocio para aquellos que organizan los mercadillos y bazares.

El portal Emprender Fácil, señala que la crisis ha fomentado el consumo y comercio de artículos usados, y ofrece una guía para las personas que quieran emprender en esta área, dando tips para lograr un negocio exitoso. Qué vendes, cómo lo vendes, y donde lo vendes, es la triada que proponen para iniciar o mejorar una tienda de segunda mano.

De la misma manera, la fundadora de El Nido Creativo de Valencia, ofrecen una guía práctica “para que la gente sienta que va un poco más encaminada” a la hora de emprender algún proyecto. La iniciativa de Orozco, de ofrecer talleres de emprendimiento surgió del desconocimiento que hay a la hora de emprender.

flyerscoroteros
Las convocatorias a estos mercados de corotos ruedan por las redes sociales

Y es precisamente ese apoyo a los emprendimientos venezolanos lo que les abrió las puertas a Corina Álvarez y María González, fundadores del Bazar Vintage en Caracas. “Buscamos a la alcaldía, les presentamos una propuesta y les gusto porque es algo que incentiva mucho al talento”, cuenta González.

Maeca López-Méndez, directora de Departamento de Desarrollo Social de la Alcaldía de Baruta, cuenta que estos eventos se coordinan en las comunidades en donde se instalan los mercados, y es a través de los consejos comunales, o similares, que se otorga la permisología necesaria y se presta el apoyo en cuanto a organización y seguridad.

Por otro lado, Corina Álvarez confiesa que la cantidad de personas que piden participar en estos eventos es mayor, ya que son muchos los venezolanos que están apostando por este tipo de comercio. La organizadora del Bazar Vintage considera como enriquecedora esta experiencia y ve como algo positivo la tendencia del aumento de estos mercadillos en Caracas y el resto del país.

Además, califica a la experiencia de estos bazares como un espacio de entretenimiento para los asistentes, “no hay ningún sitio donde tu puedas pasar una tarde tranquila, y en estos sitios los precios son mucho más accesibles que en los centros comerciales”.

Las cifras de economía informal pueden verse afectadas

Un ojo más crítico vería estos mercados como un espacio para la buhonería, apoyándose en el hecho de que muchas de las personas que comercializan sus artículos en estos mercados no cuenta con un registro mercantil, con una marca constituida. Históricamente esto es cierto, sin embargo, es necesario analizar detenidamente el panorama.

superintendencia
Desde la Superintendencia de Precios Justos aseguran no tener regulaciones en artículos de segunda mano. Foto: Eglys Marquina

Representantes de la Superintendencia de Precios Justos, afirman que este órgano no tiene regulaciones establecidas para los artículos de segunda mano, sin embargo, instan a todas las personas, ya sean naturales o jurídicas, que lleven a cabo alguna actividad económica a inscribirse en el Registro Único de Personas que Desarrollen Actividades Económicas, dicho registro funge como organismo de control de la SUNDDE.

Carlos Henríquez es licenciado en Ciencias Actuariales y profesor universitario de la Universidad Central de Venezuela, él ve el fenómeno de la economía informal como una consecuencia de los controles de precios que existen. A su criterio, las cifras de economía informal no se verían afectadas por el aumento de los mercados de corotos.

“El Instituto Nacional de Estadística no maneja esas cifras de manera correcta. No conocen los datos verdaderos de economía informal. Ellos tienen una aproximación, no una cifra exacta.” El actuario explica que no hay manera de medirlo de manera confiable, por la poca capacidad de acción que el organismo tiene.

De acuerdo a la conceptualización planteada por el INE, se considera a trabajadores informales “a aquellas personas que laboran en empresas con menos de cinco personas empleadas, servicio doméstico, o trabajadores por cuenta propia no profesional”, en este renglón se incluyen a los vendedores, artesanos, conductores, pintores, carpinteros y buhoneros.

De acuerdo al informe sobre la Situación en la Fuerza de Trabajo, publicado por el INE en su portal web, para abril de 2016 existen 5.189.921 personas trabajando en la informalidad, casi un 40% dentro de las población ocupada. En su análisis comparativo con el año anterior, se refleja una disminución de 146.268 personas. Teniendo en consideración fenómenos como los mercados de corotos, o los bachaqueros, llama la atención el término “disminución”.

Captura de pantalla 2016-07-20 a las 9.35.51 p.m.
Indicadores globales anuales sobre la Situación de Fuerza de Trabajo 2016. Fuente: INE

La distorsión de los precios en muchos rubros es lo que está impulsando a las personas a recurrir a estos mercados para adquirir los productos y artículos que necesitan. “La distorsión se presenta porque hay mucha liquidez de dinero”, explica el profesor universitario, “las personas que ganan cien mil bolívares están en capacidad de pagar lo que sea, pero las personas que gana sueldo mínimo, no pueden de hacer eso.”

En el 2016, con el boom de los bachaqueros, no se puede hablar de una disminución de economía informal, con el boom de los mercados de corotos, no se puede hablar de disminución de trabajadores en la informalidad. Sólo existen una serie de vacíos en los términos que provocan que estos índices se vean menos abultados de lo que en realidad son.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s