Negociaciones por el Universitario se van a extrainning

El estadio de la Ciudad Universitaria está en duda como sede de los equipos Leones del Caracas y Tiburones de La Guaira para la temporada 2016-2017. Ambos conjuntos y fuentes expertas aseguraron que los retrasos en el arrendamiento han obstaculizado la organización del campeonato

Negociaciones por el Estadio Universitario se van a extrainning
Los equipos tienen hasta el 31 de julio para llegar a un acuerdo / Foto: Meridiano

Por @nanasouquett

Transcurre el año de 1975. Tras diferencias con la Universidad Central de Venezuela por el alquiler del estadio Universitario, los equipos Tiburones de La Guaira —antiguos Licoreros del Pampero— y Leones del Caracas se fusionan y juegan la temporada 1975-1976 con el nombre de Llaneros de Portuguesa. En esta temporada no hay béisbol en Caracas, pues la sede de los “Tibuleones” es Acarigua. Hoy, 41 años después, la combinación de ambos equipos es virtualmente imposible, pero la posibilidad de que la capital se quede sin béisbol vuelve a estar presente y plantea un escenario poco favorable para la liga, la fanaticada, los conjuntos y la universidad misma.

La Fundación UCV es la encargada del alquiler del Estadio Universitario de Béisbol, la plaza más antigua de las que actualmente albergan los juegos de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP). En junio de 2015, la organización firmó con Caracas y La Guaira un contrato que garantizaba el arrendamiento de la sede por los próximos cuatro años, siendo la primera temporada la 15-16. Pero entre marzo y abril de este año, ambos equipos fueron notificados de un aumento causado por una cláusula en el contrato que establece que el precio del alquiler se modificará cada año partiendo de los índices de inflación.

Tras varias semanas de reuniones entre los directivos de la Fundación UCV, Tiburones y Leones, aún no se han puesto de acuerdo e incluso han llegado a desmentir o negar lo expresado por la fundación, luego de que esta última enviase un comunicado a los medios asegurando que habría béisbol en Caracas, sin haber concretado la cifra a cancelar.

Para esta temporada, la LVBP tenía estipulado que el calendario estuviera listo para la Convención anual de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional, que se realizó en junio en Valencia, pero debido a los retrasos en la designación de la sede de los equipos, todavía no ha podido ser aprobado. “Es la primera vez que estamos en julio y la Liga no tiene calendario, y esto no nada más afecta a Leones, afecta a todos los equipos porque no saben si van a Caracas o a otro sitio”, afirmó Andreína Salas, jefa de prensa de los Leones del Caracas, equipo que habita en el Estadio Universitario desde 1952, un año después de su inauguración.

Desde 1975 es la primera vez que una negociación se ha extendido y dificultado tanto. En los últimos años, a José Grasso Vecchio, expresidente de la Liga (2007-2013), le tocó negociar solo un par de veces con la Fundación UCV por los Juegos de las Estrellas en 2012 y 2013, en los cuales no tuvieron inconvenientes porque fue un arrendamiento de una sola noche. “En el caso de la temporada, en varias oportunidades ha ocurrido un proceso de negociación más complejo y luego al final siempre se han terminado poniendo de acuerdo. Espero que en esta oportunidad vuelva a ser lo mismo, pues es evidente que hay un tema de inflación que de alguna manera impacta todo”, expresó.

Las cifras

Según una fuente de los Tiburones de La Guaira, que pidió resguardar su identidad, la Fundación UCV tomó como referencia el acuerdo logrado con los equipos Caracas Fútbol Club y Deportivo La Guaira por el Estadio Olímpico. Como el acuerdo fue por una buena suma, la organización hizo un paralelismo con el béisbol —en teoría deporte más popular y lucrativo que el fútbol—, por lo que para esta temporada pedían 100 millones de bolívares a ambos conjuntos. No obstante, Francisco Bechara, presidente de la Fundación, y Nelson Lara, directivo, aseveraron en una entrevista a Globovisión que para tener el estadio en óptimas condiciones necesitarían 350 millones de parte de cada uno, un total de 700 millones, lo que representaría un aumento casi de 8.000%.

Siguiendo el contrato y conscientes de que un aumento del 180%, última cifra oficial de inflación, es insuficiente para abarcar todos los gastos, los equipos hicieron una oferta con un incremento del 280% con respecto al monto de la temporada pasada, que fue 4,5 millones de bolívares, el triple del año previo, propuesta que fue rechazada por la Fundación UCV.

Para este año, algunos medios de comunicación afirman que entre ambos equipos aportarán cerca de 90 millones de bolívares. Una fuente vinculada con Tiburones confirmó que el monto acordado es 44 millones de bolívares: 24 para el canon de arrendamiento y 20 para el fondo de mantenimiento, casi 1.000% con respecto al año pasado (4,5 millones de bolívares), sin contar los gastos de postemporada, que se cancelan en caso de clasificar.

Por su parte, la jefa de prensa de los Leones del Caracas aseguró que el equipo no planea hacer algún tipo de anuncio acerca de los montos propuestos en las negociaciones, pero afirmó que la Universidad está “pidiendo más” que el cálculo que se obtiene a partir de las cifras de inflación.

Incidencias

Las demoras en las negociaciones no solo han incidido en la realización y aprobación del calendario para la campaña 2016-2017, sino que también han significado un obstáculo en la logística de todos los equipos de la LVBP, lo que compromete el desarrollo del espectáculo en general.

“El retraso genera algunos inconvenientes porque hay toda una serie de logísticas, operaciones y contrataciones que deben realizarse, y ya vamos para agosto, y ese retraso desde el punto de vista técnico y desde el punto de vista operativo genera inconvenientes porque hay una incertidumbre”, expresó Grasso Vecchio, quien consideró que la plaza Caracas es la mejor desde el punto de vista comercial.

Por su parte, el actual presidente de la Liga, Óscar Prieto Párraga, y quien hasta hace poco fungió como mediador en las negociaciones, afirmó que están paralizados algunos aspectos que ya deberían estar listos. “Tiene parados todos los arreglos que hay que hacer para el campeonato: calendario, hoteles, aviones…”, indicó. Además, los equipos todavía no tienen presupuestos de líneas aéreas y hoteles.

Asimismo, señaló que si no se concreta el Universitario como sede disminuiría la cantidad de asistentes al espectáculo deportivo, el cual ya ha ido en descenso en los últimos años. Según cifras de la LVBP, la asistencia combinada entre Leones y Tiburones en Caracas pasó de 827.454 personas en la temporada 2014-2015 a 649.109 en la campaña pasada, lo que representa una regresión del 21,5%. “Los fanáticos no todos podrán ir a donde se juegue. Va a ser bien complicado, pero habrá que jugar”, destacó.

Screenshot_1
Comunicado de Leones en su página web

También ha tenido consecuencias en las entradas de los juegos, ya que aún no tienen precio. “Los abonos siempre se empezaban a vender el primero de mayo, y estamos ya a mediados de julio y eso no se ha podido empezar a hacer”, puntualizó la Jefa de prensa de los melenudos. Si no se encuentra un punto medio en cuanto al alquiler del «Coso de Los Chaguaramos», los salados no podrían vender los abonos (que el año pasado fueron 5.000) si se llegase a compartir otro estadio en el interior del país.

Para Alfonso Álvarez Díaz, «Ponty», narrador deportivo que retorna este año al circuito radial de Tiburones de La Guaira, de no concretarse el arrendamiento esta temporada surgirán consecuencias para los medios de comunicación y la fanaticada. Comentó que en el caso de las empresas que transmiten el béisbol sería “un golpe duro”, pues incrementarían los costos de hoteles y traslados: gastos necesarios para cubrir la temporada.

“No es lo mismo tener a tu afición que es habitual, que está acostumbrada a comprar abonos, a ir al parque en Caracas, a una afición que va a ir en los primeros juegos por la novedad, que no es una afición real de los equipos. Entonces eso va a mermar no solo la entrada para Caracas y La Guaira, sino para Magallanes, Lara, Zulia, Aragua, Caribes y Margarita de lo que son los ingresos por taquilla. Sería un fracaso tremendo, por lo que los equipos y la fundación tienen que llegar hasta el último término para lograr un humo blanco y que se pueda jugar aquí en el Universitario”, enfatizó.

Pero también se vería comprometida la identidad y el sentimiento de la fanaticada de ambos conjuntos. Dijo el sociólogo Ignacio Ávalos, en Tiburones: Memorias de un feligrés, que la decisión de crear a los “Tibuleones” en 1975 dejó en los fanáticos “muy mal sabor”. “Fue como si no respetaran la identidad del equipo y la mal usaran obedeciendo razones administrativas”, expuso. El estadio Universitario se ha convertido en parte vital de la identidad de estos dos equipos que han desarrollado una moderna rivalidad, la rivalidad de la capital.

Alguien tiene que ceder

Andreína Salas, jefa de prensa de los Leones del Caracas, afirmó que el plan del equipo es permanecer en la capital, por lo que están haciendo todo lo posible y negociando con insistencia antes de tomar una decisión final. “Si se logra el acuerdo con la fundación, eso debería dejar un precedente para los años siguientes, pero primero tenemos que llegar a un acuerdo este año”, concluyó.

Aunque los equipos no dijeron explícitamente qué otras sedes consideraron, trascendió en los medios que inspeccionaron los estadios La Ceiba (Puerto Ordaz), La Rinconada y hasta el estadio de la Academia Militar en Caracas. Sin embargo, la prioridad de Leones y Tiburones es jugar en la capital y no en cualquier otro estadio, para así resguardar la salud física de sus jugadores, pues no todos los escenarios son aptos para albergar partidos de béisbol a nivel profesional. Incluso la Major League Baseball (MLB, Grandes Ligas) exige unas condiciones mínimas de optimización de los terrenos para sus peloteros, tanto para los venezolanos como los importados.

Mientras tanto, la LVBP ratificó la realización de la temporada este año y dio un ultimátum a los equipos, fijando el 31 de julio como fecha tope para decidir. “Si el acuerdo no se lleva a cabo durante el lapso previsto, no se jugará en el parque de Los Chaguaramos. En ese sentido, Caracas y La Guaira, así como el resto de los equipos adscritos a la LVBP, están dispuestos a jugar en sedes compartidas y en otras localidades alternas, tanto nacionales como internacionales”, expresó el 18 de julio a través de un comunicado.

“Espero que la universidad honre el contrato, si es que llegan a un acuerdo”, afirmó por su parte Oscar Prieto Párraga, presidente de la Liga.

Las negociaciones no han culminado, mientras las partes finiquitan aspectos como el referente a los concesionarios que hacen vida en el estadio. De parte de la Fundación UCV se pudo conocer que las negociaciones siguen en pie, pues lo más beneficioso para todos es que se juegue en el parque de la capital. Todos coinciden en que salir del estadio de la Ciudad Universitaria de Caracas significaría pérdidas para los involucrados. De cara al próximo año, la cláusula en el contrato implica que el escenario pudiera repetirse, ajustándose al nivel de inflación vigente. Los equipos piden a la Fundación aclarar, antes de que llegue el 2017, cuál es el índice en el que se basan para hacer los cálculos.

*Para este reportaje se intentó contactar por todas las vías posibles al Gerente General de la Fundación UCV, ingeniero Alexis Rivas, encargado de las negociaciones mientras el presidente de la organización, Francisco Bechara, está fuera del país, sin obtener éxito. Igualmente a Luis Ávila, quien también estaba de viaje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s