Mascotas de calle pasean sin protección y sin amparo

El problema de abandono de mascotas es multifactorial: alto costos de los alimentos, migración de familias, falta de políticas públicas y el no cumplimiento de la Ley para la Protección de la Fauna Doméstica Libre y en Cautiverio. Tal situación representa un alto riesgo para la sociedad debido a que se podría convertir en un problema de salud pública, según expertos consultados

Sesión Mision Nevado Los Caobos
Tanto perros de raza y mestizos abundan en las calles / Foto: Correo del Orinoco 

Por Josnelly Maldonado

Muchas mascotas luego de haber vivido bajo un techo y tener consigo a un mejor amigo, viven ahora en un lugar frío, ajetreado, entre basura o maleza. Según la Asociación Venezolana de la Industria de la Salud Animal (AVISA), en una nota de prensa publicada en su página web (avisa.org.ve), más de 200 mil perros y gatos son abandonados cada año en plazas estaciones del metro, refugios u organizaciones. También la situación económica por la cual atraviesa el país ha tocado el bolsillo de los dueños de animales y estos ven como una opción pertinente el abandono.

“La principal causa de abandono es la crisis que pasa el país hoy día, aunque no se justifica. Muchos no tienen vocación de tener mascotas, sólo tienen por tenerlas”, expresó Derbis Castro, proteccionista independiente. Así mismo, resaltó que los dueños de mascotas deben buscar la manera de alimentarlas a pesar de que el costo de los suplementos estén elevados.

Sin embargo, hay personas que sí están dispuestas a cuidar de sus mascotas, como es el caso de María Bautista, dueña de Bobby, un Poodle que fue abandonado en la puerta del edificio donde reside, en la Urbanización Maripérez de Caracas.  “No soy capaz de abandonar a los perritos. Me da mucha lástima”, expresó Bautista. También comentó que habitualmente en la plaza Andrés Bello ve muchos perros en situación de calle.

 Según un artículo del diario El Universal, en el año 1998 se realizó un censo el cual determinó un total de 300 mil perros callejeros en Caracas, pero desde entonces no se han vuelto a realizar estudios en materia animal. A dicha situación todavía no se le ha encontrado solución y parece empeorar. A pesar de que existen más de 100 organizaciones de protección animal en Venezuela, no poseen la capacidad de albergar a tantas camadas, puesto que los refugios se encuentran colapsados.

Asimismo, la falta de políticas públicas eficientes y el no cumplimiento de la Ley de Protección de la Fauna Domestica Libre y en Cautiverio son unas de las causas por las cuales las personas se sientan libres en abandonar a sus mascotas. Cristina Camilloni, presidenta de la Asociación Pro-Defensa de los Animales (APROA), consideró que la ley de protección animal en Venezuela es difícil aplicarla. “Una ley puede decir que está prohibido abandonar a los animales, pero no hay un fiscal detrás de una persona viendo si va dejar o no a la mascota. La ley es difícil de aplicar”, expresó.

 Así mismo, Camilloni añadió que a las alcaldías jamás les ha interesado la fauna doméstica, puesto que son entes burocráticos y no existen sentimientos hacia los animales.

Aunado a esto, la ley de protección de la fauna doméstica en Venezuela establece en su artículo 34 que las alcaldías deben contar con una unidad de gestión pública municipal, la cual ejercerá la competencia en materia de animales domésticos, sin embargo, son pocas las alcaldías que acatan tal obligatoriedad.

 Gabriela Calzadilla, Consultora Jurídica de la Misión Nevado, también consideró que las alcaldías no cumplen con su función en materia animal. “De 335 alcaldías que hay en el país, 33 o 34 alcaldías tienen ordenanza. Tenemos 300 alcaldías que violan el derecho a la justicia de los animales, de las personas que los cuidan o los apoyan”, aseveró.

Por su parte, Mariant Lameda, Directora de Medios de la Red de Apoyo Canino (RAC), expresó que la falta de institucionalidad es la razón por la cual no es operativa la ley de protección animal en el país. “La ley existe pero es una letra muerta, porque las alcaldías y las gobernaciones no cuentan con la capacidad, funcionarios e instituciones para hacer la ley operativa”, manifestó.

De igual forma, Lameda añadió que el problema de abandono o maltrato animal es un asunto moral y no legal, puesto que si las personas conocieran que existe una ley y las sanciones señaladas en ella, se eximieran a cometer agresiones contra los animales.

Realidad a nivel municipal

Desde la aprobación en 2010 de la ley de protección animal en Venezuela, se le otorgó el poder a las Unidades de Gestión Municipal, “sin embargo, estas no lo utilizan para bien, ya que no aplican sanciones o no les dan importancia a los animales domésticos”, afirmó la Consultora Jurídica de la Misión Nevado.

Por su parte, Victoria Rodríguez, proteccionista independiente, expuso que una de las razones por las cuales muchos perros y gatos deambulan por las vías públicas tiene que ver con la impunidad. “Las unidades de gestión no hacen nada, no aplican sanciones y a veces hacen caso omiso a los animales. No existe un castigo para quien abandona a un animal, por eso se sienten libres de dejarlos en las calles”, destacó.

 Las Unidades de Gestión Municipal están para guiar, orientar y llevar los procesos conciliatorios cuando se reciben acusaciones. Actualmente, el problema recae en que no se procesan las denuncias. “La ley no se cumple porque, en tal caso, se aplicaran sanciones o habrían personas pagando por el daño que le hacen al animal. Los animales no tienen culpa del abandono, la culpa es de las personas”, señaló Derbis Castro, fundador del refugio “El hogar de los ángeles”., en el cual resguardan alrededor de 100 animales, entre perros y gatos.

Cabe destacar que en Caracas existen cinco unidades de gestión: Baruta, Petare, Chacao, Libertador y El Hatillo. “Estas tampoco cumplen su función a cabalidad en cuanto a materia de sanciones debido a que no están vinculados con los entes que se encargan de cobrar”, afirmó Gabriela Calzadilla.  Sin embargo, la Consultora Jurídica de la Misión Nevado reveló que en el municipio Libertador, hasta ahora, no han impuesto pagos de sanciones en Unidades Tributarias (UT), sino que las personas que violan la ley pagan con trabajo comunitario.

Por otra parte, existen irregularidades dentro de las unidades de gestión respecto al poder que les otorga la ley. “El problema de las unidades de gestión es que ven por los ojos de los humanos y no por los de los animales. La solución no es eliminar al animal”, sostuvo Calzadilla.

No sólo las alcaldías atienden las denuncias sino también las organizaciones y asociaciones sin fines de lucro, las cuales trabajan por el amparo y protección de los animales domésticos. Las acusaciones las reciben a través de llamadas telefónicas y mensajes vía Twitter e Instagram. Erika García, secretaria de APROA, declaró que en dicha organización se reciben al menos tres llamadas diarias para denunciar irregularidades con mascotas de vecinos. Igualmente acotó que los casos más frecuentes de denuncias son el maltrato y abandono animal, este último, específicamente, en la zona de Los Palos Grandes y Los Dos Caminos.

Misión Nevado.
Los animales que más abandonan son los gatos / Foto: Misión Nevado

Ley antropocéntrica

Es necesario resaltar que la Ley para la Protección de la Fauna Doméstica Libre y en Cautiverio tiene como objeto, conforme a lo establecido en su artículo 1, “establecer las normas para la protección, control y bienestar de la fauna doméstica”. Sin embargo, no reconoce en alguno de sus artículos los derechos que los animales puedan tener. Mariant Lameda, directora de medios de la RAC, sostiene que la ley defiende más los intereses del hombre que de los animales. “No la consideraría ni siquiera una ley de protección de fauna sino una ley de control de fauna para proteger intereses del hombre”.

De igual forma, Lameda expresó que los únicos derechos que determina la ley sobre los animales, son para ser usados, comercializados o masacrados en un municipio.

Por un lado la Consultora Jurídica de la Misión Nevado, Gabriela Calzadilla, sostiene que los animales tienen derechos, pero hay abogados en Venezuela que no los consideran como seres vivos sino como cosas. “Hay abogados que afirman que los animales no tienen derechos, porque son cosas y las cosas tampoco tienen derechos”.

Mientras que el abogado Manuel Rodríguez, egresado de la UCV, explica en su artículo “Protección animal en Venezuela”, publicado en el diario El Universal, que los animales son objeto de derecho, los cuales no pueden hacer valer lo que contempla la legislación. “Conforme al Derecho Venezolano, los bienes, cosas, animales y plantas no son “sujetos de derecho”; por el contrario son “objeto de derecho”, que es muy distinto. Los animales no gozan del poderío, facultad o potestad, tanto jurídica como fáctica, para hacer valer y ejecutar “derechos” ni pueden hacerlos cumplir”.

Sin embargo, la Declaración Universal de los Derechos de los Animales establece en su preámbulo que todo animal posee derechos. Igualmente, en su artículo 1 resalta el derecho que estos tienen a la vida: “Todos los animales nacen igual ante la vida y tienen los mismos derechos a la existencia”. Muchos proteccionistas a través de mecanismos legales internacionales han luchado para que esto se cumpla, puesto que el no reconocer los derechos de los animales “conlleva a los hombres a cometer crímenes contra la naturaleza y los animales”, conforme a lo establecido en el preámbulo del mismo instrumento legal.

Dado que no se guarda relación entre estos dos mecanismos legales, surge cierta inconsistencia entre lo que establece la ley de protección animal venezolana y lo que fundan las organizaciones vinculadas a los perros y gatos que están o no en situación de calle. Cristina Camilloni, presidenta de APROA, sostiene que siempre quisieron más de lo que indica la legislación. “La ley nos parece que se quedó corta. Queríamos más”. Cabe destacar que APROA  es una asociación civil, sin fines de lucro, dedicada a proteger y promover los derechos de los animales.

Los refugios no son una opción

Actualmente, el no poder mantener a un animal en las mejores condiciones conlleva a muchos dueños a abandonar a sus mascotas en los refugios o sitios de adopción. En Venezuela existen dos tipos de refugios: los municipales y privados. Pero no en todos los municipios poseen centros de acogimiento y los de carácter privado no cuentan con la capacidad para amparar a toda la familia de mestizos que abandonan en las vías públicas.

Muchas personas toman como alternativa a los refugios, pero ciertos proteccionistas consideran que estos son lugares de maltrato e insalubridad. “La solución no son los refugios, porque estos son un depósito de animales”, dijo la presidenta de APROA.

Por su lado, la Misión Nevado cuenta con varios refugios, sin embargo, son insuficientes debido a que existe hacimiento, según Merlyn Moreno, auxiliar veterinario de la Misión Nevado. Moreno también comentó que abandonar a las mascotas no tiene justificación o excusa y que los animales que más abandonan hoy día, son gatos.

La ley de protección animal no contempla en ninguno de los artículos la actividad y capacidad de los refugios. En consecuencia, por la falta de ordenanzas de controlar la cantidad de animales en los albergues se tiene maltrato, hacinamiento y eutanasia, puesto que los animales que no son adoptados son sacrificados, según los especialistas.

Mariant Lameda, miembro de la RAC, lamentó que en los albergues de Venezuela se practique la eutanasia como forma de acabar con la situación de los animales de calle. “En los refugios municipales hacen eutanasia. Les piden una colaboración en dinero a las personas y cuando se van los asesinan. Y eso es legal. Eso pasa a puertas adentro de los refugios que mantiene el Estado”, detalló.

Lameda agregó que las consecuencias del constante aumento de camadas en abandono se verán en unos años, puesto que los animales se reproducen exponencialmente y de una pareja animal pueden nacer alrededor de 5 mil crías en un periodo de cinco años.

La solución más viable para evitar la sobrepoblación de camadas es la esterilización y la educación a los dueños de mascotas, según la presidenta de APROA. “El problema hay que cortarlo desde la raíz: esterilizar y educar. Hay que estimular la educación para que la gente adopte toda la vida”, apuntó.

De igual manera, la representante de APROA expuso que si sigue el aumento de animales abandonados sería una mala imagen para el país. Además, generaría problemas de salubridad tanto para la comunidad, como para los mismos animales.

Además, podría convertirse en un problema de salud pública, ya que las personas pueden contraer enfermedades de los animales, como la leptospirosis, cuya enfermedad puede afectar varios órganos del cuerpo, y la rabia que afecta al sistema nervioso. Sin embargo, Marlyn Moreno, asistente veterinario de la Misión Nevado, manifestó que este organismo ha vacunado a muchos animales callejeros para evitar la transmisión de enfermedades a la comunidad.

 

Foto principal: http://www.canaldenoticia.com

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s