La comunidad ovníloga es un secreto a voces

Venezuela es el tercer país con mayor actividad ovni en Latinoamérica, según los expertos. Los eventos realizados en Caracas han reunido a más de 2500 seguidores del fenómeno. Sin embargo, la comunidad se mantiene detrás de cámara y registra la mayor parte de su investigación en medios especializados.

            Venezuela no ha sido ajena a los fenómenos extraterrestres en los últimos 70 años. El primer registro publicado en un periódico nacional (Últimas Noticias) data de 1954, con el caso Petare al cual han seguido casos como el de Tucupido (Guárico, 1998). A pesar de este hecho, la comunidad que se dedica a investigar sobre el tema no ha encontrado un espacio en la ciencia o en los medios donde su trabajo sea tomado en serio. No han encontrado una plataforma oficial para establecer una investigación científica que los ayude a desarrollar y divulgar su trabajo, sin que las burlas y el escepticismo los reciban.

         “He asistido a programas de radio y televisión donde es un desastre, la estructura y la intencionalidad que le dan (al tema). Hubo una experiencia de un programa juvenil. A mí me invitan e invitan al señor José Iglesias (investigador del tema) con quien yo trabajaba. Nos dicen que por tratarse de jóvenes puede no haber tanta seriedad, pero fuimos porque la idea era llegarle a ese público. Vamos a este programa y siento que fuimos engañados porque llegamos allí y había un panel de invitados donde había un sacerdote y donde había un psiquiatra, entonces nos ponen a nosotros a hablar como locos”.

            Héctor Escalante, periodista y ovnílogo (especialista en el fenómeno ovni), con 16 años de experiencia, relata el recuerdo. Este evento se suma a otros donde el abordaje al tema ha sido una “mala interpretación periodística” que le resta credibilidad al fenómeno. Según Escalante este es un campo merecedor de una investigación científica y objetiva capaz de despejar todas las interrogantes que han rodeado a los ovnis por décadas.

Héctor Escalante

Héctor Escalante. Cortesía: Twitter

El espacio del tabú

       Visitantes del espacio, vida en otros planetas, humanos del futuro que vienen a salvarnos, todos estos tópicos tienen en común el escepticismo de una actualidad donde todo es comprobado y registrado gracias a la tecnología. “Creo que el papel que ha ejercido lo mediático también tiene gran influencia en lo que pueda creer o dejar de creer una nación. En muchos medios no se le da la seriedad que merece”, comenta el periodista con respecto a la controversia que gira alrededor del tema extraterrestre. “Hay mucha gente que ve cosas, pero sienten temor de comentarlas. Piden no divulgar su nombre ni su profesión”, expresa.

            “No lo comento con todo el mundo, pueden decir esa es loca. Pierdes credibilidad y ya no te toman en serio”, declara Josefina Sierra, letrada e investigadora del tema desde hace más de 20 años, quien es parte del grupo discreto que Escalante menciona. Por otro lado, Jorge González, TSU en Logística Industrial y comerciante, concuerda con Josefina, “Es un tema que no todos están abiertos a escuchar. Te pueden tildar de loco, de que estás alucinando”, pero él no encuentra vergüenza en su interés, “a Jorge González no le importa qué hablen o qué digan”.

            Para González, nativo de Maracay, los medios no desean divulgar este tipo de fenómenos, “Ellos no lo van a pasar. No todos estamos preparados para algo como esto, es un tema delicado, al igual que la religión y la política”.

            Mariluz Dumas, abogada jubilada e investigadora del tema por más de 30 años agrega, “hay gente que se burla, a mí no me importa, yo me quedo seria. Yo lo que digo es que tiene que haber respeto, cada quien es libre de creer”. Con respecto a la experiencia de Escalante comenta, “eso es lo que hacen en televisión, lo ponen controversial. Hay muchos puntos de vista, entonces llaman a cada representante de cada perspectiva. Todos tenemos percepciones diferentes de un mismo evento”.

              Diferentes percepciones poseen las personas que claman haber ido más allá de solo investigar el fenómeno para comprobar su veracidad. De hecho, hay quienes afirman ser contactados por los “hermanos mayores” del espacio y recibir mensajes de su parte. Entre este grupo se encuentra la ex actriz venezolana Carmen Padrón, quién tras 16 años de investigación ha decidido que lo mejor para la comunidad es permanecer bajo perfil. A este grupo se suman Sixto Paz, investigador peruano de renombre y Enrique Castillo Rincón, quien luego de su experiencia escribió el libro Ovnis, la gran alborada humana.

        Sin embargo, el trabajo de estas personas no es conocido fuera de la comunidad, se mantiene exclusivo y es solo publicado en medios especializados en el tema. “Hay intencionalidad de la gente en contar su experiencia, en decirlo, lo que no ha habido es disposición de los espacios para que se divulgue”, expresa Escalante. A pesar de la cobertura que diferentes medios como el 2001, La Patilla, Panorama, Informe 21, Runrunes, Correo del Orinoco y Noticias 24 le han dado al fenómeno, las noticias se han mantenido sobre avistamientos que siguen un patrón y que no resultan 100% comprobables, una mayor investigación sobre el tema no es auspiciada.

Caso 1974 (2001)

Diario 2001 (1974). Cortesía: Google

La ovnilogía ¿una pseudociencia?

            Héctor Escalante es el fundador del blog Ovni Venezuela Grupo, que lleva más de 16 años publicando información sobre el tópico. “Yo lo veo desde el punto de vista de la investigación, por lo tangible, por lo que tengo en la mano, con lo que me reportan los testigos, con las características comunes, con lo que me dice la ciencia”, afirma.

            El periodista dice que los testimonios son el aspecto más importante para reunir información sobre el tema. La mayoría de las personas lo contactan a través de su blog o lo buscan por Google y las redes sociales. A pesar de que cree en la vida extraterrestre y en la posibilidad de que esos artefactos sean de otro planeta, aclara el significado de la palabra ovni: “Objeto volador no identificado implica cualquier cosa que este sobrevolando sobre nuestros cielos que no conozcamos”.

            Esta posibilidad viene atada con el hecho de que no se ha podido demostrar la falsedad de los eventos. Sin embargo, la probabilidad de que existan no es 100% verdadera. Por ello, en su blog, hace una detallada descripción de cuáles son las características de estos objetos voladores y qué los diferencia de fenómenos naturales, aviones, drones, etc.

               Jorge González, quien luego de 5 años de investigación decidió abrir una comunidad en Facebook llamada Ovni Venezuela, concuerda con la perspectiva del periodista, “deberían abordarlo desde el punto de vista científico objetivo, no afirmar nada, pero dejar que las personas saquen sus propias conclusiones, con evidencias claras”.

            Al igual que Escalante, González considera que la base de sus estudios está en los testimonios que las personas confían en su nombre, en las fuentes directas. Por ello decidió abrir la comunidad en Facebook donde publica, con permiso de sus seguidores, la información que llega a sus manos. Su intención era “hacer un sitio fiable, donde la persona entre y pueda ver que hay historias con base y argumentos”.

            Héctor Escalante ha sido pionero en administrar un sitio que reúne información sobre el tema desde un punto de vista objetivo y comprobable. Este blog se ha convertido en una referencia en un país donde no existen instituciones que respalden este tipo de estudios. En su experiencia, los medios oficiales han expuesto la bandera de “el fenómeno ovni no existe. Existen fenómenos naturales que son confundidos por la gente con los ovnis”.

            En sus años de estudio, ha contactado a instituciones como el Planetario Humboldt y al Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), para solicitar ayuda en el registro de actividades anómalas en el país. Ambas instituciones han declinado en ofrecer algún tipo de apoyo.

            Para solicitar información sobre este tema, se contactó a la Oficina de Atención Ciudadana de la Agencia Bolivariana de Actividades Espaciales, adscrita al Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología. La agencia no ofreció ninguna información sobre el tema, ningún reporte de otras personas con los mismos intereses ni intenciones de un futuro apoyo a este campo de investigación.

            En países vecinos, existen entidades como el Instituto de investigación de estudios exobiológicos Raúl Núñez Gálvez en Chile y en Argentina cuentan con la Fundación Argentina de Ovnilogía (FAO), que han servido de respaldo al estudio en Venezuela y que son una base para afianzar el tema como un campo científico formal.

La comunidad ovníloga venezolana

           “Es un secreto a voces, todo el mundo lo sabe, pero nadie lo dice”, exclama González. De acuerdo con las cifras extraoficiales de Raúl Olivar, ovnílogo aficionado y administrador del blog Ufo-Venezuela, el 80% de los venezolanos han presenciado alguna vez en su vida situaciones inexplicables que pueden coincidir con el patrón de los avistamientos de ovnis.

       En el blog Ovni Venezuela Grupo se realiza una encuesta sobre “¿Qué naturaleza le atribuye a la fenomenología ovni?”, donde, de las 4438 personas que han contestado, un 79% le atribuye su origen a la vida extraterrestre.

         La mayor prueba del tamaño de la comunidad se encuentra en los eventos organizados por Carmen Padrón a través de su programa de radio “Ellos, los visitantes del espacio”, transmitido por YMKE Mundial los domingos a las 7 pm. Allí ella ha convocado a todos los seguidores del país para reunirse y presenciar el fenómeno. Hasta la fecha se han realizado 5 encuentros llamados Los días esperados, los cuales han tenido una asistencia sin precedentes. Además, administra el website Los visitantes del espacio, cuyo correo recibe fotos e información de más de 11.000 personas de toda Venezuela.

        Según los registros de inscripción, al Día esperado II, realizado el 21 de noviembre del 2009, asistieron más de 1200 personas. Dicho número ha ascendido en los Días esperados III (2012) y V (2015), a los cuales asistieron más de 2000 y 2600 personas respectivamente. Los participantes venían desde Bolívar, Maracay y diferentes partes de Caracas, para reunirse con sus compañeros seguidores.

Carmen Padrón Día Esperado V

Carmen Padrón en el Día Esperado 5. Cortesía: blog Ovni Venezuela Grupo

       “Uno tiende a reunirse, a conversar sobre el tema, se lo comentas a otra persona. Yo por lo menos siento que lo debo comunicar”, comenta Mariluz Dumas sobre la experiencia de estos eventos y por qué asiste. “Yo fui con todas las dudas del mundo. Yo me considero una investigadora y cada vez que me meto en un tema de esos voy buscando lo falso, estoy investigando para demostrar que lo que voy a ver es falso”, comparte Josefina Sierra sobre las razones por las cuales asistió al evento, sobre todo porque en sus 20 años de investigación nunca había asistido a uno.

Día esperado V

Avistamiento del Día Esperado 5. Cortesía: Mauricio Lemus

     Para muchos, estos grupos representan un apoyo que les garantiza seguridad y la posibilidad de compartir sus experiencias. “ Para mí fue un descanso este grupo de personas serias, de personas realmente coherentes y darme cuenta de que si, que si es cierto”, confiesa Sierra. El Día esperado VI está pautado para el 1 de diciembre del 2017 y se espera tenga una asistencia mayor a la de los eventos anteriores.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s