Bachaqueros en Venezuela son el resultado del desabastecimiento

Aunque muchos se han dedicado a insultar a estas personas, los “bachaqueros”, según expertos y los mismos protagonistas son el producto de una mala estructura política, económica y social en Venezuela. También denuncian que han sido creados como foco de distracción por parte del gobierno para no encontrar el verdadero culpable de la situación de crisis que se vive en Venezuela

refere

Son las 6 de la mañana y desde muy temprano se va formando la cola de personas para comprar comida en el supermercado “El Supremo” ubicado en El Paraíso, Caracas; este se caracteriza por tener con regularidad productos que escasean en los anaqueles de Venezuela. Una vez se va formando la fila, los guardias nacionales encargados de custodiar la mercancía van repartiendo números o marcando a las personas, luego de revisar los documentos de identidad y asegurar de que sea el día correspondiente por el número terminal de la cédula; y con esto poder garantizar el orden de la compra.

En Venezuela se ha vuelto recurrente el hacer cola, y la falta de productos de primera necesidad en los anaqueles del país han empujado a muchos a buscar alternativas para ganar dinero y subsistir en medio de la gran inflación que existe. “Los Bachaqueros” según diferentes expertos son el producto de esta situación que se vive en el país latinoamericano, son la forma de distraer o encontrar culpables ante la mala gestión del gobierno venezolano. Ellos mismos se identifican como quienes aprovechan la oportunidad para también llevar pan a su mesa pues la situación es la que los ha obligado a vivir en esa zozobra y en ese estado de alerta.

Como la escena antes descrita comienza el día en muchos supermercados del país y el de muchos venezolanos que se han dedicado a buscar el pan para la mesa, desde que esto se convirtió en un trabajo más, debido a la escasez de alimentos de primera necesidad en Venezuela. De todo esto han nacido los denominados “Bachaqueros”.

Vea aquí:  Así son las colas en Venezuela

Pasan el día sentados en esquinas, mercados populares, salidas del metro y hasta plazas, luego de pasar varias horas en largas colas para conseguir productos o alimentos que escasean en los mercados y revenderlos a precios que muchos consideran elevados. A raíz de esto se han ganado insultos por parte de muchos y algunos los culpan por la gran crisis alimentaria que sufre Venezuela.

bachaqueros-620x400

La economía informal ha sido una alternativa durante décadas en la sociedad venezolana, sin embargo la situación se ha agravado en los últimos años, cuando la oportunidad de conseguir alimentos en el país se ha vuelto una tarea difícil para muchos.

Según Cesar Barrantes, en su libro “El apoyo a la economía informal en Venezuela”, esta actividad informal es denominada como una práctica reconocida por el estado pero que carece de estabilidad dentro del mercado, sin embargo aportan dentro de la economía nacional y ayudan a la circulación de productos y a la satisfacción de necesidades. El mismo autor reconoce que es una práctica que se ha desarrollado principalmente en la capital venezolana y que poco a poco fue mermando al interior desde hace varias décadas atrás.

El sociólogo Alexander Campos ha definido esta mutación de la economía informal como un fenómeno que  tomó cuerpo a partir de la mala praxis de las políticas económicas del gobierno de los últimos años en Venezuela, por lo que define al bachaquero, “la persona”, como una distracción producida por el gobierno para desviar la atención de otros problemas más graves, o para culpar a estas personas de la crisis económica que vive el país.

Por todas las razones mencionadas, Campos asegura que “el bachaquero” antes de ser un fenómeno social o económico es un fenómeno político; debido a que estas personas son utilizadas por el gobierno para que los ciudadanos no puedan ubicar en este la raíz de los problemas económicos y sociales que vive el país, y así se centre en el individuo de la reventa como el responsable de la situación.

Asimismo la diputada María Beatriz Martínez, por el partido opositor Primero Justicia; aseguró que “los bachaqueros” son la consecuencia del sistema económico que se maneja en Venezuela, no son la causa de los problemas, pues la falta de producción que se maneja en el país ha llevado al gobierno a implementar una economía de importación y un control de cambio que dificulta el abastecimiento y la el control de la inflación.

l_maria-beatriz-martinez-2

Del trabajo a la necesidad

La señora María González, una mujer de 45 años de edad, se ha dedicado al “bachaqueo” desde hace aproximadamente unos tres años, en el mercado de Quinta Crespo en el centro de la capital venezolana. María es una mujer sin estudios, que vive en una zona popular y que toda su vida ha trabajado en la economía informal, antes vendía productos de belleza para mujeres, ahora se dedica a vender lo que consigue luego de hacer largas colas desde la madrugada en diferentes supermercados cerca de su sitio de trabajo para que luego le dé tiempo de sentarse a vender.

La señora González ha tenido que sacrificar horas de su sueño, ya que debe levantarse muy temprano para que el día le rinda como ella espera y lograr tener la mayor variedad y cantidad de productos que se pueda, pues de ella depende una adolescente de 15 años que estudia en un liceo público el 9no año de bachiderato; y quien ha tenido que sacrificar horas de clase para ayudar a su mama a hacer cola. María aseguró que se ha visto hasta en la necesidad de tener varias cédulas para poder comprar varios días a la semana en distintos mercados y poder tener más productos, pues ella trabaja sola y debe pagar todos los gastos de su casa por ser madre soltera.

Esta señora ha admitido que el fenómeno del “bachaqueo” se da también por acuerdos con los efectivos de la Guardia Nacional, pues ellos se prestan para sacar beneficios de los productos, ya que es su manera de cobrar para dejarlos en las colas, no quitarles la mercancía ni el dinero ni para denunciarlos ante las autoridades.

María asegura que la vida del bachaquero no es fácil, y que muchas veces se ha tenido que aguantar los insultos de las personas que se escandalizan por el precio de los productos, que le ha tocado pelear hasta las manos con personas en las colas o en el mercado, y que aunque a veces se gana bien el trabajo es fuerte y los sacrificios son muchos; pero que la necesidad la ha llevado a realizar todo esto por el bienestar de su familia, ya que vive bajo las mismas circunstancias de inflación como todos los venezolanos, y que sin embargo ella estaría abierta a la posibilidad de un mejor trabajo pues anhela un mejor futuro para ella y para su hija.

Hace un año y la operación de una bachaquera no ha cambiado

La red de los bachaqueros

Son un grupo de personas que se levantan de madrugada para estar de primeros en las colas y  luego se reparten entre varios supermercados mayoristas, para conseguir la mercancía que luego será distribuida o revendida a otras personas que se dedican a vender en puntos fijos de mercados o lugares de la ciudad de Caracas.

El señor “Chocho” es un hombre de 53 años de edad que vive en las cercanías del barrio de Petare en Caracas, y que se define como el defensor y dirigente de una red de bachaqueros en el supermercado Macro de la Urbina, pero asegura que este movimiento se da en todos los centros mayoristas de Venezuela. Este señor se encarga de que los bachaqueros estén de primeros en las colas, de que haya una distribución equitativa de la mercancía; pero sobre todo se encarga de defender a las personas que están bajo su red de la Guardia Nacional o cualquier autoridad policial.

images

El mismo admitió que está armado con un arma de fuego y que muchas veces le ha tocado enfrentarse con algunas personas por el hecho de que ofenden a los “bachaqueros” o no los dejan hacer sus compras. Toda la ganancia de este negocio se saca de la reventa de los productos de primera necesidad que consiguen en los supermercado y que los colocan en el mercado de Petare, a veces con las mismas personas que hacen las colas y compran y otras veces con algunos a los que solo se les paga por vender la mercancía ya encontrada; además aseguró que el proceso de ser “bachaquero” no solo está en hacer la cola y conseguir grandes cantidades de productos, sino que también es pelear con la guardia, pagar vacuna con dinero o con paquetes de productos para que no los molesten y los dejen vender, pues luego de vendida la mercancía los ingresos se reparten entre los involucrados en el proceso.

“Chocho”, quien prefirió que se le llamase así para ocultar su identidad, pues así lo conocen en su comunidad; aseguró que todo este fenómeno, que muchos definen como una mafia, fue algo  que el gobierno mismo alimentó pues arrastraron a muchos a dedicarse a esto, además de que los colectivos (grupos de personas en Venezuela que se encuentran armados) que ellos formaron también se han dedicado a proteger a los bachaqueros porque a la falta de producción el pueblo recurre a la compra de estos porque no consigue en los supermercados o no tiene tiempo para hacer la cola.

Ellos como colectivos defienden el trabajo de las personas de escasos recursos que se dedican a esto pues primero es el negocio que da dinero y segundo si el pueblo tiene hambre ellos consiguen la comida, por eso desde que el gobierno les declaró la guerra ellos han apoyado los saqueos, ya que todo esto es producto de su mala gestión. Asimismo este personaje admitió que aunque es dinero “fácil” las consecuencias son muy drásticas pues podría ir a la cárcel por esto, pero igual nunca conoció otro trabajo que no fuese la calle pues la vida en las zonas populares de Venezuela no es nada fácil y se debe aprender a sobrevivir.

images (4)

El sociólogo y profesor de la Universidad Central de Venezuela, Alexander Campos explicó que el gobierno venezolano de los últimos años tiene mucho que ver con esta nueva estructura social y económica que se está gestando, pues busca la causa de los problemas en focos particulares que en realidad son la consecuencia de la estructura desgastada y mal aplicada que ellos han impuesto desde hace más de una década, en la que los ciudadanos han acusado a estos focos llamados “bachaqueros” para justificar su pobreza y su miseria; y no ver que el verdadero culpable de la gran estructura que se ha impuesto. Por todo esto el especialista aseguró que esto es un proyecto muy bien pensado para sostener al mismo gobierno “no como fenómeno sino como discurso” concluyó.

Recorriendo algunas colas de varios supermercados en “El Paraíso”  y hablando con algunas personas en los mercados de Catia y Quinta Crespo, quienes no quisieron revelar su nombre, condenan esta práctica no sólo por los elevados precios de los productos que estas personas venden sino porque consideran un abuso por parte de las autoridades el hecho mismo de las colas, pero también varios usuarios denunciaron la relación que existe entre la Guardia Nacional y estos denominados “bachaqueros”, ya que son los primeros que pasan a los supermercados, algunos sin siquiera hacer la cola, o que permiten el uso de distintas cédulas, no ponen orden en las mismas y dejan que los colectivos sean quienes controlan de verdad la situación de los alimentos y las colas.

 

¿De que sufre un bachaquero?

Las estudiantes de psicología de la Universidad Central de Venezuela, María Fernanda Villa y María Marval, han dedicado su tesis de investigación de pregrado a los efectos psicológicos que esta práctica del bachaqueo trae a las personas que la realizan. Las investigadoras aseguraron que por lo general estas personas han tenido malas experiencias por su falta de estudios o porque se consideran discriminados por la sociedad venezolana.

A raíz de eso estas personas no se consideran compatibles con todo el sistema formal de trabajo, muchas veces por que no se sienten cómodos con las normas, las dirigencias o las órdenes por qué prefieren recurrir a trabajos informales donde no existe la figura del jefe. Sin embargo las estudiantes aseguraron que los efectos psicológicos de esta práctica, sobre todo del bachaqueo son de estrés y de estado de alerta por la zozobra del día a día de que los efectivos policiales les quiten la mercancía o el dinero, porque deben pagar vacunas, porque no se sienten estables ni seguros y además por el maratón que resulta encontrar la mercancía o asegurar a los contactos que los ayudan.

Al finalizar el mes de marzo, el diario venezolano Últimas Noticias circula con la noticia de que el gobierno ha decidido declararle la guerra a los bachaqueros y comenzar a condenar esta práctica en los principales mercados donde se lleva a cabo como el mercado popular de Catia o el de Petare.

04acaparada630mm

A esta medida, las estudiantes de psicología aseguran que añadió un factor más de estrés pues agrega a la alerta la seguridad y la inestabilidad de su integridad y su empleo, además de la exposición y la condena que se le dio en los medios de comunicación que fue creando un “mala imagen” de los que se dedican a realizar este trabajo.

Ser “bachaquero” implica realizar un delito, según una publicación el 15 de mayo en el diario El Panorama, estas personas cometen alrededor de 10 delitos por el que se deben pagar de 2 a 14 años de prisión; a esto las estudiantes de psicología María Marval y María Villa responden con que estas personas deben pasar por un programa de reinserción a la sociedad, de no ser llevados a la cárcel, pues sus actos y su forma de pensar se asemejan mucho con las personas que practican la venta ilícita de estupefacientes; ya que no miden las leyes y no tienen conciencia del efecto que tienen en la estructura económica del país.

¿Existe una solución?

La diputada María Beatriz Martínez aseguró que ellos dentro de la Asamblea Nacional y en la comisión de economía y finanzas han apostado porque la solución del problemas podría comenzar por la elevación de la producción nacional y facilitar las divisas, además de crear una red estable para la inversión en Venezuela fuera de amenazas de expropiaciones o bloqueos por falta de material, pues el gobierno solo ha creado un círculo vicioso entre la economía y los diferentes factores; ya que al eliminar todos esos problemas no será rentable para un venezolano revender productos que dejaran de estar escasos.

El ya mencionado sociólogo, Alexander Campos asegura que en Venezuela hace falta un proceso de reconciliación entre venezolanos, entre individuo y sociedad y entre individuo y estabilidad pues una vez que la sociedad venezolana reconstruya la estructura y fomente los valores morales de respeto y cooperación se hará una mejor estructura cultural y en conjunto con medidas políticas que presenten soluciones se encontrará un camino para el país y para los venezolanos de todas las clases y de todos los niveles existentes.

Asimismo las investigadoras de psicología María Marval y María Fernanda Villa reconocieron que se debe tratar el individualismo como factor que se presenta ante el problema, ya que las personas que se dedican a esto han presentado características egoístas donde solo importa su bienestar sin importar el daño que se haga al exterior, por lo mismo recomiendan trabajar en reforzar el sentido nacionalista y de pertenencia en el país, como también trabajar con las personas en los proyectos de vida y en el fortalecimiento de la personalidad; también aseguraron que se debe fortalecer el aparato legal y que el gobierno se muestre de verdad como una autoridad que no solo controla los delitos sino que también ofrezca oportunidades.

Por: Estefanía Roa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s