En Venezuela hay menos donación de órganos que en el resto de Latinoámerica

La desinformación de la población acrecienta la negativa de los familiares en las donaciones. La crisis hospitalaria afecta fuertemente la cantidad de trasplantes realizados en el año. La lista de espera aumenta y con ello las unidades de diálisis están apunto del colapso

En la habitación 110 del Hospital Clínico Universitario se encontraba Yarelis Mota. Con una mascarilla de oxígeno en su rostro hizo el esfuerzo por sentarse en su cama. Hace un mes contrajo una infección por medio de un catéter ubicado en su brazo izquierdo. Mota sufre de una enfermedad crónica renal que la obliga a hacerse diálisis cada tres veces por semana. Y lleva 3 años esperando por un trasplante de riñón.

La tasa de donaciones de órganos en Venezuela es la más baja de Latinoamérica. Actualmente se encuentra en 1,3 por millón de habitantes mientras que en el año 2012 llegó a 4,5. Muchos órganos se pierden en el país y con ello la lista de espera aumenta.

Carmen Luisa Milanes, asesor médico de la Organización Nacional de Trasplantes de Venezuela (ONTV), afirmó que en el país no hay donación de órganos por la desinformación que tiene la población sobre el tema. Cuando una persona está atravesando una situación tan dolorosa como la pérdida de un familiar se le hace difícil permitir que el fallecido se convierta en un donador de órganos, se “inmovilizan”, agregó.

134-donantes1.jpgLa ONTV inició en el año 1999 con 22 donaciones efectivas. Los registros de la organización afirman que, poco a poco, el índice de donaciones fue aumentando hasta el 2012 donde se llegó a su cifra récord con 134 donaciones efectivas. Para la fecha la Organización Nacional de Trasplantes de Venezuela no es el ente oficial encargado de velar por las donaciones y trasplantes.

En Julio del 2014 se creó la Fundación Venezolana de Donaciones y Trasplantes de Órganos, Tejidos y Células (Fundavene) por parte del Ministerio del Poder Popular para la Salud excluyendo a la ONTV de las labores que ejercieron durante 18 años. El cambio se debió a que se buscaba mejorar todo el sistema, sin embargo fue en retrospectiva.

Después de 3 años de espera Yarelis Mota había decidido buscar entre sus familiares a alguien que le pudiese aliviar su dolor. En las pruebas una de sus hermanas demostró ser compatible. Para el pasado mes de enero estaba latente la operación, pero Mota decayó. Con un riñón prácticamente sin funcionamiento y una infección respiratoria lucha por salir adelante.

Yinubis Villega, especialista en hemodiálisis y diálisis peritoneal, explicó que para los pacientes en diálisis es muy común contraer una infección, ya que tienen una vía de entrada directa al torrente sanguíneo que facilita el contagio con cualquier microorganismo.

Sin donaciones de órganos el número en la lista de espera aumenta y con ello la calidad de vida de muchos se derrumba por las dificultades que presenta el no tener un órgano funcionando a la perfección. Malvarisabel Aranguren, paciente de diálisis, aseguró estar muy enferma. “Ahorita no tengo trabajo, ni dinero”, lamentó.

Todos somos donantes

En el año 2012 se promulgó el artículo 27 de la Ley de Donación y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células en Seres Humanos la cual precisa que todos los ciudadanos son donantes presuntos. Es decir, todos aquellos venezolanos que hayan fallecido por muerte encefálica o cerebral y sus órganos estén en buenas condiciones son considerados como donadores. Mientras no se haya confirmado con sus familiares la decisión de ser donante, los médicos tratantes deberán continuar con el mantenimiento del paciente clínicamente muerto.

Para Mabel Cabrera, madre de joven en diálisis, explica que esta ley no ayuda a solucionar el problema. Argumenta que los venezolanos no están informados, ni involucrados en el tema, cuando el médico les informa que su familiar es un posible donador de órganos, los familiares piensan que le están matando a su familia, y se niegan a que el paciente se convierta en un donador.

El médico de procura es el encargado de comunicarles a los familiares el artículo 27. Su labor es explicar que ellos no pertenecen al hospital, que son funcionarios del ministerio a nivel externo, explica el doctor Rodolfo García, médico de procura en el estado Aragua. “De esta manera no se malinterpreta que nosotros estamos declarando una muerte porque queremos los órganos”, aseguró.

Una de las consecuencias en la disminución de trasplantes de órganos ha sido que las unidades de diálisis no tengan suficiente espacio para albergar a todos aquellos que necesitan dializarse. En el país solo hay 132 unidades, según datos del IVSS, para una lista de 16.000 personas.

dialisis-2609CID101.jpg
Fuente El Impulso

Hace 5 años Cabrera comentó que llevó el tema al canal de la Asamblea Nacional, sin embargo no fue tomada en cuenta por aquellos que la escuchaban en su momento. Esta madre tiene 12 meses llevando a su hija nuevamente a diálisis, ya que perdió el riñón que hace 7 años se le trasplantó de un paciente cadavérico.

La crisis hospitalaria es un factor

En los primero meses del 2015 se logró obtener 172 donaciones de órganos y solo se realizaron 88 trasplantes entre riñón, hígado y córnea de pacientes cadavéricos, informó Yajumari González, directora de Fundavene, según reseña de Globovisión en el 2015. Quiere decir que se perdieron 84 órganos que pudieron salvarle la vida a un ser humano.

“Si se procuraron 172 órganos y solo se hicieron 88 trasplantes, ¿qué pasó con el resto de los órganos? Históricamente, en un año se perdían solo 3 órganos en el país”, afirmó Francisco Valencia, presidente de la Fundación Amigos Trasplantados de Venezuela, expuesto en reseña de Globovisión en el 2015.

La doctora Carmen Luisa Milanes, asesor médico de la ONTV, explicó que para lograr donaciones y trasplantes en el país se debe tener una infraestructura hospitalaria perfecta con terapias intensivas, emergencias y un área de hospitalización dotada de todos los insumos necesarios para un funcionamiento correcto donde se pueda cuidar del paciente y procurar el órgano. “No basta con mantener a los posibles donantes que tienen una muerte encefálica”, concluyó.

En el pasado año, Patricia González, cirujano de trasplante del Hospital Pérez Carreño, se vio obligada a renunciar tras presiones por una denuncia ante el Ministerio de Salud donde expuso las malas condiciones en que se encontraba el centro médico las cuales impedían atender a los pacientes, reseñó La Razón el 3 de diciembre del 2015.

La disminución de la tasa llegó a 70% en el 2015, 10 punto por encima al año anterior, según datos expuestos por Venezuela a Donasur, 2015. En el Hospital Clínico Universitario los médicos comentan que en lo que va de año no se ha realizado ningún trasplante cadavérico. “Se han hecho menos de 10 trasplantes entre vivos y fallecidos, cuando antes la medida era de 60 anual”, Yinubis Villega, enfermera grado 2 de la unidad de diálisis.
Lamentablemente la situación en los centros de salud público es deplorable. Faltan hasta los insumos más básicos para realizar operaciones quirúrgicas; guantes estériles, gases arteriales, etc, declaró Villega.

Una lista de espera en aumento

Según datos de la ONTV la lista de espera actual va por alrededor de 4500 personas. Hay 1700 personas esperando por un trasplante de riñón, 150 por un hígado y 2500 por córnea, según datos expuestos en El Venezolano en febrero del 2016.

Hace 22 años Anna Testamack sufría de insuficiencia renal crónica. Con tan solo 26 años esta mujer tuvo que esperar 7 años para poder realizarse un trasplante de riñón. “Si en esa época era complicado, ahora es peor”, enfatizó.

En la teoría el 40 y 60% de los pacientes en diálisis necesitan un trasplante de órgano. Significa que de los 16.000 que se mencionó anteriormente 9000 necesitan de un riñón, explicó la doctora Milanes. Esas 9000 personas que no están en lista porque son muy pocos los que terminan completando todo los exámenes que se requieren para poder optar por un trasplante, afirmó.”Lo triste, y lo que hay que llamar la atención, es que ni siquiera para los 600 que logran estar activos en la lista se tienen suficientes órganos para darle salida”, lamentó Milanes.

Tras haber pasado 5 años dializándose, Testamack decidió que era momento de buscar ayuda en otro lugar. Tardó dos años en reunir el dinero necesario para su posible trasplante en el exterior. En 2001 logra ingresar a la lista de espera colombiana y tras 12 días en ella fue llamada para su trasplante. “Hoy en día ya tengo 15 años trasplantada”, comentó.

En Colombia actualmente se aprobó una ley que convierte en obligatoria la donación de órganos para aquellas personas diagnosticadas con muerte cerebral y que no hayan declarado estar en desacuerdo con la donación.

Según Yinubis Villega, enfermera grado 2, el problema se resolvería si el Ministerio atacara con campañas de sensibilización a la población, como mucho antes se hacía, recordó.

portada_545554
Fuente RPP Noticias

Por una sola persona que done se estarían salvando 9 vidas en Venezuela. “De un héroe se extraen dos riñones, un hígado, dos córneas, dos válvulas cardiacas y se desocupan dos puestos en una unidad de diálisis”, explicó Rodolfo García, médico de procura en el estado Aragua.

Para la hija de Mabel Cabrera sólo queda “tener paciencia y esperar por un riñón compatible”. Que sea lo que Dios quiera, susurró.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s