El acoso cibernético está presente en las aulas de primaria

El fenómeno del cyberbullying ya se encuentra en las aulas de niños de edad primaria. En Venezuela no existen cifras oficiales sobre el acoso cibernético. Los métodos más usados en el país son el sexting y el grooming

En un salón del Colegio San Juan Bautista de Caracas se encuentra Juan Díaz. Está sentado en un pupitre al fondo. Dos compañeros se acercan y comienzan a tomarle fotos con sus celulares. Ríen sin parar mientras el niño llora. Le gritan “come moco, come moco”. La maestra los manda a sus lugares tan pronto como escucha el alboroto. No se sabe qué harán con las fotos. El tiene nueve años y preferiría que ninguno de sus compañeros lo notaran.

El acoso cibernético es una realidad que lleva tiempo en las escuelas de Venezuela.  “El chalequeo” característico del venezolano pasó a tener otro cara que puede dañar a otro ser humano. Con las redes sociales, el ciberacoso pasó a tener nuevos patrones. Hechos que se observaban en jóvenes desde tercer año, ahora se ve en niños menores de quinto grado. Este fenómeno ha traspasado las aulas de bachillerato llegando a los salones de primaria.

En el país no existen cifras oficiales sobre el acoso escolar. El Centro Comunitario de Aprendizaje por los Derechos de los Niños y La Adolescencia (CECODAP), en el año 2008, realizó un análisis con 300 estudiantes, donde se incluyeron a los de los últimos niveles de educación básica y diversificada en la ciudad de Caracas. Lograron determinar que un 40% de los encuestados sabían de la presencia de actos violentos dentro de sus aulas de clases.

El 70% de los niños de edades comprendidas entre 6-9 años tienen una computadora en sus casas, y el 51% de adolescentes entre 10-18 años afirmaron que prefieren conectarse cuando están solos, según detectó la investigación La Generación Interactiva Venezolana (2012) del Instituto de Investigaciones de la Comunicación (Ininco) de la Universidad Central de Venezuela.

Carlos Trapani, psicólogo y asesor de Cecodap, explicó en el diario Quinto Día, en el año 2015, que el ciberacoso es una forma de atacar mucho más peligrosa ya que no hay mediación. “El problema no es la tecnología, es el uso que le damos a la tecnología. Muchos niños y adolescentes se sienten protegidos por la pantalla, piensan que hay una patente para poder acosar sin asumir ningún tipo de consecuencia”, afirmó Trapani.

usa.ciberacoso.nuevo_

Vito Lacasella, docente del postgrado de Educación Mediática en la Universidad Central de Venezuela, comentó que la responsabilidad del ciberacoso es de todos. “Ahora un papa a un niño de 7 años le da un tremendo celular. La facilidad del acceso a la herramienta ha llevado a que esa violencia que se ha generado dentro de las aulas o la familia sea expresada a través de la tecnología”, dijo el docente.

El acoso cibernético se presenta de distintas formas. Puede hacerse a través de ataques en internet, enviando varias veces mensajes ofensivos u crueles o publicando chismes acerca de una persona para dañar su reputación. Otras maneras puede ser a través de redes sociales suplantando la identidad de alguien más o engañando a otro para que revele una información vergonzosa.

Una de las maneras más popular de cyberbullying en Venezuela es el sexting. Este consiste en la difusión de imágenes y videos eróticos únicamente a través de celulares. Otro método empleado pero, no tan denunciado, es el grooming. Que son adultos que se hacen pasar por niños o adolescentes para lograr hablar con otros niños, con el objetivo de acosar y abusar de ellos, señaló Lacasella.

Ciertas condiciones aplican

Cuando los papás le dan el teléfono a los chamos no le dicen la frase que me gusta utilizar: ciertas condiciones aplican”, dijo, el también educomunicador, Vito Lacasella. Hacer cyberbullying por el teléfono es mucho más sencillo que atacar en persona.

 En el bullying, el que ataca debe ser más fuerte, debe preparar el terreno y contar con testigos. Por internet, un niño puede acosar fácilmente. Hay niños que crean páginas web y blogs para atacar a sus iguales, agregó Lacasella.

María Julia González es la mamá de Juan Díaz. Se enteró del acoso que le hacen a su hijo a través de otros niños. Estos le comentaron que varios compañeros le toman fotos que suben a redes sociales, como facebook, por el hecho de comer moco. “Lo he tomado como cosas de niños, pero siempre estoy alerta”, añadió González.

Lacasella, quien también labora en la Fundación Artevisión, señaló que cuando comenzaron a dar charlas por toda Caracas eran principalmente con jóvenes a partir de tercer año. Ahora nos piden que se las demos a niños a partir de cuarto grado debido a que estos ya atacan a sus similares con el teléfono. “Cuando le preguntan a la escuela: ¿Que están haciendo?, la pregunta correcta seria: ¿Usted por qué le dio un teléfono?”, agregó.

Cuando subes algún contenido a internet o envías fotos por el celular, pierdes el control y no hay manera de retractarse. El mal uso de las redes sociales puede traer a los niños consecuencias en el área personal, social, psicológico e incluso penal.

cyber_bullying_by_kwokkinyuen-d2yrstz

El cyberbullying se paga en prisión

El ciberacoso escolar está penalizado en Venezuela dependiendo de la gravedad del hecho. Cuando un niño ataca a otro a través de redes sociales o internet, se está cometiendo un delito.

En el país existe el artículo 20 de la Ley Especial contra Delitos Informáticos  que plantea que aquella persona que se apodere o modifique alguna data, sin consentimiento del dueño, que estén incorporadas en un computador será penada de dos a seis años de prisión y una multa de doscientas a seiscientas unidades tributarias. Adicionalmente está el artículo 65 de la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (LOPNA).

Luis Gallegos, asistente en el tribunal de mediación de La Asunción en el estado Nueva Esparta, expresó que a ese lugar no han llegado casos de acoso cibernético pero si de acoso escolar. “Al tribunal llega el procedimiento. La denuncia se coloca en la oficina del Consejo de Protección que hay en cada municipio o se puede colocar directamente en la fiscalía con competencia en niños”, comentó Gallegos.

Daviana Leal, abogada, explicó que en caso de que un niño pase por acoso cibernético, los padres deben acudir  al Consejo de Protección al Menor para realizar la demanda, sea de forma oral o escrita, para así resguardar los intereses del mismo. “Se debe estar muy pendiente de lo que hacen los niños en internet porque incluso los más grandes se pueden aprovechar de los más pequeños”, agregó Leal.

Fernando Pereira, coordinador general de CECODAP declaró para la página Alta densidad, en el año 2015, que es importante señalar que es tendencia del victimario borrar aquella información que ha divulgado a través de las redes sociales, por lo que es muy importante que la víctima guarde toda aquella información o imagen que pueda servir de evidencia, a fin de que el cyberbullying pueda ser comprobado por las autoridades.

“Como adultos, tenemos desconocimiento de las leyes a nivel penal y de la LOPNA. Si llegara al punto en que el acoso hacia mi hijo fuera al extremo, como el suicidio, tomaría acciones legales.”, dijo María Julia González, mamá de Juan.

ninos-en-carcel

La responsabilidad es de todos

Mi hijo no tiene celular ni pagina web, y si la tuviera seria bajo mi supervisión”, dijo María Julia González. En estos casos la labor de los padres es fundamental y debe haber mucha comunicación entre ellos y la escuela, así como deben conocer que redes sociales manejan sus hijos, señaló Gladys García, psicóloga infantil.

En países como Estados Unidos y Canadá se han presentado casos de suicidio por el acoso cibernético. Venezuela aún se aleja de esas fúnebres tasas. María Inés Alcalá, psicóloga de la Universidad Rafael Urdaneta, expresó al diario La Verdad, que las víctimas de cyberbullying suelen sentirse avergonzadas o culpables haciendo que el niño cambie su forma de actuar.

María Julia ha tenido que llevar a su hijo a consultas psicológicas. “Juan ya no quiere ir a clases, está retraído, solo llora y ha cambiado totalmente”, comentó. La familia educa, la escuela forma y refuerza esa educación. La familia está delegando el problema a los colegios y estos no tienen toda la responsabilidad, dijo Lacasella.

Esta herramienta podría emplearse de manera positiva y no ha manera de destrucción. Pero aun así los niños crean grupos de whatssap donde se envían fotos, hablan mal o hacen comparaciones de otros, explicó, la psicóloga, Gladys García.

Si se es víctima de este acoso lo primero que debe hacerse es no responder a los ataques del acosador, señaló Lacasella. “Se debe guardar las pruebas y pedir ayuda a los padres. Los niños no los buscan porque creen que no están preparados debido al analfabetismo digital. Por esto terminan acudiendo a lo que yo llamo Sangoogle para resolver la situación”, agregó.

Gladys García, quien también trabaja con la Fundación Promotores por la paz, aclaró que es importante pedir ayuda a los adultos, un  amigo mayor o personal del colegio. “Hay que  hablar ya que el silencio es vital. Así no se fortalece tanto el problema, ya que a medida que me callo las cosas me estoy volviendo cómplice de la situación.”, añadió.

bullying-cibernc3a9tico

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s