La belleza golpea duro al bolsillo

Los precios de las peluquerías han aumentado por los efectos de la crisis económica, sin embargo su clientela no deja de visitarla. La industria de la belleza ha demostrado ser un gran negocio con pocas capacidades para el fracaso

peluqueria-598x211

A pesar de la crisis económica que se vive en el país, la mujer venezolana hace lo posible para seguir manteniendo su belleza en manos de especialistas, aunque en ocasiones sea un verdadero “golpe al bolsillo.” La belleza en este país es más un estilo de vida que un simple factor que caracteriza a la fémina criolla.

Con 212 coronas internacionales y un sin fin de títulos de belleza obtenidos, Venezuela se ha convertido en el país de las mujeres hermosas donde los tratamientos de belleza son tan importantes como la salud o la alimentación. Así confirmó Datanálisis en el informe estadístico “Tendencias del consumidor venezolano 2014” donde los mismos invierten 4,5% de su presupuesto en productos de belleza mientras que en carne, medicinas o educación destinaban 4%, reseñó el Diario de los Andes en el 2015.

Carmen Rosario, dueña de la peluquería Osiel Estilos, ubicada en el Junquito 11Km, explicó que la mujer latina se caracteriza por ser vanidosa ocasionando que la misma haga hasta lo imposible por poder mantener su cabello, manos y figura impecable. “Tenemos clientas que se prostituyen para poder arreglarse y mantener su estatus en la sociedad”, declaró.

El aumento continuo en los precios de los productos se ha visto reflejado en el costo de los tratamientos de belleza que ofrecen las peluquerías. Para el año 2015, según datos de Actualidad y Gente, la mujer venezolana gastaba 1200 bolívares en la aplicación de un tinte, en lo que va de año puede gastar entre 3000 y 5000 bolívares.

SalonDeBelleza-02
Infografía Noticias 24

Los altos costos en los tratamientos de belleza no han causado que la mujer venezolana deje de visitar las peluquerías. De una encuesta realizada en la parroquia San Pedro, cuatro de cuatro clientas afirmaron que prefieren hacer esfuerzos para seguir yendo a sus centros de belleza porque la calidad del trabajo es muy diferente a la que se obtiene cuando ellas mismas se lo realizan. “¡Yo no puedo estar sin ir a una peluquería, me muero!”, afirmó Ismer León, cliente de salón de belleza.

Gonzalo Gonzales, psicólogo clínico conductual, explicó que la necesidad de realizarse tratamientos de belleza en las mujeres, especialmente en las latinas, viene dado por un factor cultural. Las féminas en nuestro país tienden a aprender por conducta adquirida de una sociedad que se caracteriza por ser bastante exigente con la apariencia personal del ser humano, expuso. “Nadie se lo enseña, esa necesidad, surge porque la mujer necesita mantener un estatus que esté acorde a la sociedad”, destacó.

No se puede negar que la mujer venezolana sin importar edad, condición social, económica o educativa se caracteriza por siempre cuidar su apariencia personal. Es por esto que aunque la crisis económica esté afectando al país en todos sus sectores, siempre se verán los salones de belleza llenos de mujeres o clientes, manifestó Vanessa Linares, cliente de salón de belleza. “Si no podemos gastar en lujos más grandes, al menos en una peluquería nos consentimos”, agregó.

Por otra parte, María Teresa Pérez, diputada de la asamblea nacional encargada de la Subcomisión para el Desarrollo de la Mujer expresó que las peluquerías cada vez tienen menos personas, aunque eso no quiere decir que la mujer se esté dejando de arreglar.

Los dueños de peluquerías de tres estratos sociales diferentes coinciden que el sueldo mínimo no alcanza para cubrir los tratamientos de belleza que se realiza una mujer. Karina Pinto, encargada del salón de belleza Jesús Morales en el Rosal, explicó que se necesitan tres sueldos mínimos para arreglarse en una peluquería exclusiva como la que dirige.

La belleza como negocio

El diario New York Times publicó en el año 1926 un reportaje donde expone que existe una sorprendente adicción a los tratamientos y productos de belleza. Esta necesidad de las personas genera que los comercios dedicados al sector de la belleza proliferen muy rápido en el mercado, catalogándolos como “la industria del millón de dólares”, reseñó El Confidencial en el 2014.

A pesar de la crisis económica, Jackeline Gutiérrez, dueña de la franquicia de peluquería CKT, dijo que ha realizado varias aperturas nacionales e internacionales en estos 5 años. “La primera fue en San Luis, luego en La Trinidad, República Dominicana y actualmente en Miami”, comentó.

Hoy en día está comprobado que cuando una mujer lee una revista de moda tiende a sentirse deprimida porque se compara así misma con las modelos que aparecen en las páginas, explicó Cristina Wood, experta en ansiedad y estrés para El Confidencial. Para las mujeres es importante lucir el cabello más bonito y tener el mejor cuerpo para que se sientan valoradas y logren una autoestima alta, añadió.

Un estudio realizado por El Confidencial en España demostró que los anuncios televisivos de productos de higiene y belleza ocupaban los primeros puestos con mayor exposición en las pantallas, ubicándolos justo después de los productos de alimentación.

Entonces, ¿La industria de la belleza ha crecido generando hábitos sin importancia en las personas o los productos de belleza han hecho más fácil la vida del ser humano?

El psicólogo clínico conductual, Gonzalo Gonzales, aclaró que la demanda del mercado se genera como producto a la necesidad de la mujer de sentirse linda y que las personas la miren por tal motivo. La industria de la belleza se ha percatado que tiene ese nicho importante en Venezuela ocasionado que la estética se desarrolle tanto que convierta a la sociedad del país en críticos de la belleza, enfatizó.

“Todas las mujeres necesitan cortarse el cabello, cada día hay nuevos tratamientos que ayudan a mejorarlo y necesitan de un experto”, aclaró Karina Pinto. La mujer es muy coqueta y el ir a una peluquería y ponerse bellas es un gran logro que disfrutan todas, según cuatro de cuatro mujeres encuestadas.

“La belleza es un gran negocio, la mujer venezolana tiene unos estándares de belleza muy altos”, afirmó Gutiérrez, dueña de la franquicia CKT.

Tucitadebelleza-8522-1
Foto cortesía de Tu cita de belleza

Productos de belleza son primera necesidad

Para el año 2007, el índice de precios al consumidor del Banco Central de Venezuela, registró que los venezolanos invierten un 3,1% en cuidado personal, 2,5% en carnes de res y 1,7% en medicina.

En el año 2015 estas cifras cambiaron, los productos del cuidado personal se posicionaron justo después del índice de alimentación, reseñó el Diario de los Andes.

La diputada encargada de la Subcomisión para el Desarrollo de la Mujer, María Teresa Pérez, explicó que uno de los mecanismos para reducir costos en la peluquería es comprar propiamente el producto y aplicarlo en casa, pues la mujer a pesar de los altos costos jamás dejará de preocuparse por su apariencia y menos si goza de un trabajo estable “la apariencia siempre es la primera impresión.”

Es por esto que las mujeres venezolanas siempre destinaran una parte de su sueldo a productos de higiene o cosméticos, informó Datanálisis en el 2015. Aquellas que ganan sueldo mínimo invierten aproximadamente 2000 bolívares de su sueldo para el cuidado de su apariencia, reseñó El Universal.

Para finalizar, el psicólogo Gonzales aseguró, “La crisis es la madre de la inventiva. Creo poco que lleguemos a ver una mujer desarreglada, siempre hay alternativas.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s